El nuevo gesto de EEUU hacia Cuba

Este artículo es de hace 5 años

El Departamento de Estado de EEUU declaró el pasado 29 de julio que Cuba ya no forma parte de la lista negra de países promotores del tráfico de personas.

La nación caribeña fue retirada del peor nivel en el informe anual que aborda esta problemática junto con el trabajo forzado y la prostitución infantil. Esta acción tributa al proceso de normalización iniciado por ambos países el 17 de diciembre de 2014.

El “nivel 3”, donde se encontraba Cuba antes del anuncio de este lunes, está compuesto por los países que, debido a sus infracciones en términos de derechos humanos, afrontan sanciones y restricciones por parte del gobierno estadounidense.

Actualmente, la isla se encuentra en el “nivel 2”  o Lista de Vigilancia, la cual agrupa a otras 43 naciones cuyos gobiernos no cumplen completamente con los estándares mínimos de protección a las víctimas del tráfico pero realizan acciones significativas para alcanzarlos.

El informe señala que la Mayor de las Antillas ha realizado esfuerzos considerables en aras de combatir este flagelo como la realización de acciones legales contra traficantes sexuales, la asistencia a víctimas de esta actividad, la emisión de normas penales para ajustar la legislación nacional a lo establecido en el Protocolo de Palermo del 2000 sobre la Trata de Personas, y la aceptación de la visita del Relator Especial de las Naciones Unidas para la Trata de Personas.

De igual modo el documento destaca que las autoridades cubanas han presentado un informe por dos años consecutivos de los esfuerzos para afrontar este problema.

No obstante, el Ministerio de Relaciones Exteriores publicó un comunicado en su portal digital, donde aclaró que “Cuba no debe figurar en ninguna lista unilateral ni ser objeto de vigilancia alguna. El Estado cubano continúa comprometido con la Tolerancia Cero en la lucha contra la prostitución y el comercio sexual u otras formas de trata de personas”.

La medida de subir a la nación caribeña de nivel, junto con la reciente decisión de eliminarla de la lista de estados patrocinadores del terrorismo, llega en un contexto donde los republicanos se mantienen renuentes a la política del presidente estadounidense, Barack Obama, de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba.

En este sentido, el senador republicano y candidato presidencial, Marco Rubio, expresó “Es importante que… la evaluación de un país no se determine sobre consideraciones políticas, sino por los registros mismos del país en este escenario”.

Las críticas más frecuentes entre los republicanos del Congreso, apuntan a que la opresión que vive el pueblo cubano es razón de más para continuar con el distanciamiento; no obstante, la Casa Blanca repone que tendrá más oportunidad de influir en la política de Cuba si fortalece las relaciones con el gobierno de ese país.

Asimismo, a pesar de que el pasado 20 de julio se oficializó la reapertura de las embajadas de Cuba y EEUU en las respectivas sedes de La Habana y Washington, no se ha nombrado aún un embajador estadounidense para que cumpla funciones en la isla. Tanto Rubio como el senador Ted Cruz de Texas votaron para bloquear cualquier nominado.

Además la respuesta a las numerosas demandas de levantar el embargo impuesto al país caribeño sigue siendo negativa, debido a la mayoría republicana dentro del Congreso.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.