Videojuegos cubanos complacen expectativas

Este artículo es de hace 5 años

Tres videojuegos infantiles, producidos entre la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y los Estudios de Animación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), han sido presentados con éxito ante el público de todas las edades, con preferencia por los niños y niñas. Sagua, la aldea embrujada, Súper Claria y La Chivichana se titulan los tres videojuegos, que primero sorprendieron agradablemente a las multitudes que se agolparon en la feria Arte en La Rampa, y después, se pusieron a la venta en la red comercial, principalmente en las tiendas del ICAIC, al precio de treinta pesos en moneda nacional.

Algunos usuarios han elogiado la calidad visual, y la capacidad para entretener de estos videojuegos cubanos, diseñados para computadoras personales, aunque más adelante podrán ser utilizados en móviles con sistema Android, según anunciaron sus creadores. Los tres videojuegos poseen un evidente cariz didáctico, sin renunciar a sus propósitos de proporcionar esparcimiento.

En el caso de Súper Claria se presenta el tema ecológico, puesto que el pez debe comerse todos los desechos que encuentra en su recorrido, para salvar de la contaminación las aguas de su hábitat. Este videojuego surgió del evento Pachamama Game Jam, realizado en la UCI. La Claria es un pez de agua dulce, famoso por su voracidad, y que se ha hecho popular en la dieta de los cubanos a falta de otro tipo de pescados. Han trascendido las historias de clarias prácticamente “caminando” por la tierra y devorando a su paso ratones, todo tipo de peces, anfibios y crustáceos, e incluso aves de corral. Las autoridades cubanas han apostado por su cría en estanques y lagunas para atender la escasez de alimentos.

Por su parte, La Chivichana presenta escenarios compuestos por pistas diferentes y un vehículo que debe avanzar por ellas, y obtener bonificaciones que el jugador puede invertir en la chivichana o en el propio personaje. Israel Rojas, del dúo Buena fe, le puso banda sonora al video juego y además protagonizó parte en un video musical alusivo dirigido por Joseph Ross. El músico ha elogiado el lenguaje cubano, y culturalmente patriótico, que se destaca en estos productos.

Sagua, la aldea embrujada presenta un nivel de dificultad medio alto, incluye obstáculos, puzzles y trampas que se deben sortear para ganar y está enfocado a un público a partir de siete años. La trama versa sobre un niño llamado Tomás que debe salvar a su aldea de una terrible maldición. Los tres niveles que conforman la saga se desarrollan en una mina, un bosque y finalmente en el desierto. En cada uno de ellos el jugador confronta obstáculos como plantas carnívoras, cactus boxeadores y golems guardianes.

Este videojuego está basado en una historieta homónima escrita por Tahimí Tovar e ilustrada por Arturo Palacios, que puede adquirirse con el juego. La versión en libro, que sirve también para colorear, ve la luz bajo el sello Ediciones ICAIC y cuesta 5 pesos en moneda nacional.

La UCI y los Estudios de Animación del ICAIC firmaron en mayo un contrato de coproducción que declara el interés recíproco de ambas entidades en la producción de videojuegos, que ha permitido la salida, primeramente, de La chivichana y Súper Claria. Según declaró a la prensa nacional Esther Hirzel, directora de Dibujos Animados del ICAIC, “esta alianza estratégica a permitido poner a disposición del público estos tres videojuegos, más la versión para móviles y tablets. El reto está en unir talentos, voluntades y recursos existentes”.

Las autoridades culturales de la Isla han expresado su preocupación por la difusión alternativa y fuera de su control de audiovisuales y videojuegos extranjeros que, a pesar de su calidad, muchas veces solo tienden a estimular la violencia o la crueldad.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.