¿Sabías que antes de 1959 había cruceros Miami-La Habana?

Este artículo es de hace 5 años

Hace casi un mes, la empresa norteamericana de cruceros Carnival recibía autorización del Departamentos del Tesoro y de Comercio de los Estados Unidos, para empezar a operar barcos en Cuba. La noticia, acogida con entusiasmo por algunos y con escepticismo y enfado por otros, dados los elevados precios que se estimaba costaría hacer la ruta de Estados Unidos a La Habana, no pasó desapercibida para los medios nacionales y extranjeros.

Para muchos cubanos, sin embargo, el evento era algo insólito e inimaginable pues desconocían que, antes de que los Estados Unidos y Cuba rompieran relaciones en 1961, el crucero SS. Florida ya había conectado Miami con La Habana.

El SS. Florida, que había sido construido en 1931, pesaba casi 5 mil toneladas y tenía 387 pies de largo, 56 de ancho, y una capacidad para 500 pasajeros. En sus inicios hacía las rutas Tampa, Cayo Hueso y La Habana pero en 1934 se decidió que conectaría Miami con La Habana. Tras una breve suspensión de la ruta en 1954, en un intento por ganarle la competencia a la compañía Eastern Steamship al cubrir la ruta Miami-Nassau, el SS Florida volvió a fletar sus cruceros hacia la capital cubana hasta que los cambios en la política y en la sociedad cubana de 1959 llevaron a la definitiva suspensión de los viajes.

Aunque al parecer era una embarcación austera pues contaba con 196 camarotes, algunos de dos literas y otros con un sofá cama adicional, solo 42 cabinas poseían baños privados y las zonas comunes no excedían un exiguo salón de baile, uno de cócteles y un comedor; cumplía perfectamente con su función de acortar las distancias entre las vecinas urbes y, por ello, se hizo de fieles seguidores que hicieron de esta vía, la escogida para moverse con libertad de una a otra ciudad.

Según testimonian algunos documentos y carteles de la época, todas las semanas había tres viajes de ida y vuelta que conectaban a los países vecinos. El precio era tan solo $42, además de las tasas, e incluía dos noches “románticas” y cuatro comidas a bordo de la embarcación, además de todo un día para conocer La Habana.

Está para todos claro que es cuestión de tiempo que se establezcan rutas de cruceros entre Miami y la Habana, o incluso Varadero y algunos de los paradisíacos cayos de Cuba. Esperemos que los precios de los mismos estén al alcance de todos los Cubanos que viven en La Florida (ya sabemos que no lo serán para los cubanos de la Isla) y que puedan funcionar como una real alternativa para conectar nuestras ciudades y no como algo prohibitivo al alcance de unos pocos.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.