Las mariposas saltan al vacío y a la escena

Este artículo es de hace 5 años

La obra teatral Las mariposas saltan al vacío, del dramaturgo y director de teatro cubano José Milián, Premio Nacional de Teatro 2008, tendrá su séptima temporada a partir del primer fin de semana de agosto en el Centro Cultural Bertolt Brecht, de La Habana, donde fue estrenada el 18 de noviembre de 1994. Y como las circunstancias han cambiado, la nueva puesta propone algunos cambios que permita trascender la circunstancia de la enfermedad del Sida, el travestismo y el sanatorio, para hablar en general sobre la amistad, las relaciones humanas y el amor, en una parábola sobre la vida y la muerte.

En los duros años de inicios del periodo especial, el panorama teatral cubano apenas contaba con algunas referencias escasas sobre los temas del travestismo, las consecuencias éticas del Sida, y la lucha de los protagonistas contra cualquier tipo de marginación, de modo que la obra constituyó un verdadero acontecimiento de público y prensa, de la misma manera que, en esos mismos años, destacó en el ámbito cinematográfico Fresa y chocolate, el filme de Juan Carlos Tabío y Tomás Gutiérrez Alea, precedido por el cuento El bosque, el lobo y el hombre nuevo, de Senel Paz.

En Cuba, la polémica originada por la obra tenía que ver con lo inédito en la escena nacional del tema de los internados en los sanatorios, donde se mezclaban heterosexuales y homosexuales contaminados por el virus de inmunodeficiencia adquirido. Pero la universalidad de la obra se manifiesta también en los numerosos triunfos conquistados en otros países, pues fue presentada y apreciada en Puerto Rico (Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, donde la dirigió en 2001 el dramaturgo y director teatral Roberto Ramos Perea), México (Kirenia Arbelo la dirigió en 2004) y Colombia, donde fue llevada de la mano del actor cubano Jorge Cao, asentado en aquel país desde hace muchos años.

En la nueva tempora de Las mariposas saltan al vacío se cuenta con un elenco integrado por los actores que en más de una ocasión han sido cómplices del reconocido director como Falconerys Escobar en el personaje de Lavinia la salvaje, o Lissete Soria haciendo de El Payaso, entre otros. Y de este modo, con tan aclamada reposición, el ambiente cultural habanero celebra el cuarto de siglo de Pequeño Teatro de La Habana, que dirige Milián.

Además de su estreno absoluto en 1994, la obra fue repuesta en 1997; luego tuvo una larga temporada, hasta llegar a más de 100 funciones, a finales de 2002, y al año siguiente volvió a la escena, pues el público pedía la polémica que despertaba una dramaturgia pensada para discursar sobre temas esenciales de la sociedad cubana concernientes a la diversidad sexual, la familia y el tratamiento de la terrible enfermedad.

Publicada por la Editorial Unión, como parte del libro Si vas a comer espera por Virgilio (Premio de la Crítica 2002), Las mariposas saltan al vacío fue traducida al inglés para usarla como texto de estudios teatrales en la Universidad Estatal de Rutgers, New Jersey, en los Estados Unidos.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.