Guillén Landrián, oveja negra del cine cubano, será homenajeado en Puerto Rico

Este artículo es de hace 5 años

Como parte de una muestra de cine documental sobre la vida en América Latina y el Caribe, recibirá un homenaje al cineasta cubano Nicolás Guillén Landrián. Dicha muestra tendrá lugar, del 2 al 8 de septiembre, en la ciudad de San Juan, Puerto Rico.

De acuerdo con sus organizadores la exhibición presentará en su cuarta edición una minuciosa selección de materiales sobre el acontecer de los pueblos de esa región, según informaron las agencias Prensa Latina y AIN. Los organizadores del encuentro, precisaron que el homenaje a Nicolás Guillén Landrián (1938-2003) incluirá la proyección de las obras más representativas de su trayectoria entre las cuales figuran, por supuesto, dos de los mejores documentales cubanos de todos los tiempos, como Ociel del Toa (1965) y Coffea Arabiga (1968).

Nacido en Camagüey en 1938 y fallecido en julio de 2003 en Estados Unidos, Nicolás Guillén Landrián entró en el ICAIC a instancias de su amigo Juan Carlos Tabío, y muy pronto rodó cortometrajes para la Enciclopedia Popular, como Congos reales y Patio arenero (ninguno de los cuales se conserva). Después, fue asistente de producción de Manuel Octavio Gómez en Historia de una batalla (1962) y colabora en el primer cortometraje de Humberto Solás Variaciones (1962), para el cual escribe el texto base del filme.

En un barrio viejo (1964) se iniciaba la intensa y fructífera colaboración del cineasta con la editora Caíta Villalón y con el fotógrafo Livio Delgado, pero los dos documentales más famosos de su filmografía se relacionan con el proceso de gigantescos sociales que entrañaba la Revolución. Ociel del Toa y Coffea Arabiga lo convirtieron en uno de los más importantes documentalistas cubanos y en autor provocativo, cuestionador, irónico.

Luego de casi veinte años en el exilio, aparece su documental Inside Downtown (2001), codirigido por José Egusquiza Zorrilla. El 23 de julio de 2003 falleció, víctima de un cáncer de páncreas. Tenía 65 años y su voluntad fue que lo sepultaran en Cuba.

La fama de díscolo, provocativo y anti esquemático le costó cara, y su obra fue desconocida durante varias décadas, hasta que la Muestra de Nuevos Realizadores decidió rendirle homenaje, y el joven documentalista Manuel Zayas, entre varios otros nuevos cineastas, reconoció el papel de su obra en el documental cubano.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.