Más sobre El Paquete

Este artículo es de hace 5 años

En los años 80 cubanos, decir algo que era “un paquete” era desprestigiar el asunto porque se dudaba de la veracidad. Treinta años despúes, referirse al paquete está relacionado, casi estrictamente, con la información que pasa de memoria en memoria, de máquina en máquina, que eventualmente sustituye a la (mala) programación de la televisión cubana, y es además una forma muy ingeniosa de estar conectado a internet, aun cuando no se tenga ni cable ni wifi.

La fuente principal de entretenimiento para millones de cubanos es el Paquete Semanal, declara el periodista Alejandro Rodríguez en su blog en la BBC.

El mismo llega a tu casa de manos de una persona conocida o no, pero que con el tiempo se vuelve casi de la familia por la importancia que tiene en tu vida alguien que te hace disfrutar, digo yo. “Se trata de un negocio colaborativo, en el que cada eslabón de la cadena hace parte del trabajo para que cada fin de semana un Terabyte de información actualizada llegue a millones de hogares por el bajo costo de 1 CUC (US$ 1)”, afirma Rodríguez.

Ciertamente, si comparamos el precio del Paquete Semanal con los del acceso inalámbrico a la internet en Cuba, 2 CUC la hora de conexión, pues el primero es una opción mucho más barata y asequible que tiene además como valor añadido, que no hay que moverse de la casa, ni sentarse en un parque o una acera. 

Asegura el bloguero en su reportaje, que el negocio de El Paquete mueve entre 2 y 4 millones de dólares al mes, y se ha convertido en el mayor empleador del emergente sector privado cubano, en estado puro de informalidad.

En él es posible hallar todo tipo de información relacionada con el mundo del ocio y el entretenimiento. Entre los contenidos más populares del paquete, asegura el periodista, están  las revistas independientes en formato PDF: “Además de artículos sobre músicos, artistas y deportistas del momento – muchas veces obviados por la censura o el exiguo espacio de la prensa oficial— las revistas contienen mucha publicidad”, comenta Rodríguez en su artículo.

Pero como en la isla todo lo que no venga "de arriba" es malo o censurable, las autoridades culturales han inventado un “contrapaquete” y le pusieron el creativo nombre de “Mi mochila”. No obstante, asegura Rodríguez, este tiene muy bajo impacto en la población.

¿Persistirá El paquete cuando llegue masivamente la internet a Cuba (si es que eso ocurre)?. ¡Quién sabe! “Muchos consumidores están convencidos de que aún con la eventual masificación de internet en la isla habrá larga vida para el Paquete Semanal: la información viene clasificada en un esquema de consumo al que ya se han adaptado muchos, y la gente se ahorra un tiempo invaluable en descargas por un costo ínfimo”, asegura Rodríguez.

Foto: esponsorvik

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.