11-S: Catorce años del trágico suceso

Este artículo es de hace 5 años

El día 11-S se grabó de la peor manera posible en la memoria de todos. Miles de familias destrozadas, pérdidas irreparables, heridas que nunca cerraron y un cambio de perspectiva en todos que difícilmente nos devolverán a como éramos antes.

El 11-S de 2001, junto con el derribo de las torres gemelas, símbolo de la prosperidad, el estado de bienestar, la modernidad, el confort y la propia nación norteamericana, se vinieron abajo los sueños truncados, las vidas no continuadas, los proyectos empezados y la alegría de todos los que murieron y los muchos que se quedaron huérfanos, de padres, de hijos, de amigos, de compañeros.

El 11-S se vinieron abajo, además, no pocas certezas y seguridades. Desde ese fatídico día del año 2001, nada ha vuelto a ser igual.

Hoy, en casi todo el orbe, el mundo se remueve otra vez, revive el sufrimiento, pone rostros a las tragedias, silencio al dolor y homenaje a quienes fueron arrancados del mundo sin motivo ni razón alguna.

Hoy, en casi todas las latitudes, medios y canales, el mundo recuerda y rinde tributo a las víctimas, a los fallecidos y a los cientos que nunca han conseguido sobreponerse.

Los cubanos, en Cuba o fuera de ella, compartimos el dolor en este día, nos solidarizamos con los que involuntariamente se convirtieron en protagonistas de tan nefastos sucesos, lo hacemos hoy tanto como lo hicimos hace exactamente 14 años, cuando la delegación cubana que asistía a los Grammy se apresuró a hacer donaciones de sangre para los cientos de víctimas que estaban en los hospitales.

“En un acto sin precedentes los cubanos viajaron hoy -día decretado de duelo nacional-, hacia el Children Hospital de Hollywood para donar su sangre a los heridos víctimas de los ataques contra las torres gemelas de Nueva York y el Pentágono que tres días atrás conmovieron al mundo”, informaba La Jiribilla en su momento.

La integrantes de la delegación cubana, compuesta por 30 miembros, incluidos los artistas nominados (Chucho Valdés; el salsero Isaac Delgado, Omara Portuondo, junto a Buena Vista Social Club, Celina González y su hijo Reutilio, el pianista Andrés Alón, Haila, entre otros) sirvieron de auténticos embajadores del pueblo cubano que, en un momento en que primaba la hostilidad entre los gobiernos, se mantuvieron cercanos y unidos al pueblo norteamericano.

Hoy, catorce años después, recordamos el gesto solidario de la delegación cubana y mantenemos la unión ante el dolor de las víctimas de tan repudiable y trágico ataque terrorista.

(Imagen tomada de Internet)

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.