Cubanos llegan al Oscar, aunque el ICAIC se abstuvo de competir

Este artículo es de hace 5 años

Aunque el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) decidió dejar desierta la candidatura cubana a los premios Oscar, habrá algunos compatriotas compitiendo por el premio más publicitado de la industria cinematográfica mundial. En el apartado de mejor filme de habla no inglesa estarán Viva, por Irlanda, y Dauna, lo que lleva el río, a nombre de Venezuela; ambos filmes implican talento cubano.

Ambientada básicamente en La Habana, Viva ha sido seleccionada en los festivales de Telluride, Toronto y Busan, la dirige Paddy Breathnach, y fue seleccionada por la Irish Film & Television Academy debido a la nacionalidad del director, en tanto el tema, las localizaciones y los tres principales actores (Héctor Medina, Luis Alberto García, Jorge Perugorría) son cubanos.

Aine Moriarty, vocera de la Academia irlandesa declaró la profunda satisfacción de su institución en que fuera elegida esta película en tanto reflejaba la “creatividad y visión de un equipo de rodaje irlandés, a la hora de asumir una historia cubana con ternura, y llevarla a la pantalla de manera sugestiva y visualmente cautivante”.

El director se declaró emocionado con la elección para competir por el Oscar de su filme Viva, en tanto se siente enamorado “de cada minuto de la aventura que significó rodar este filme en un viaje desde Irlanda hasta Cuba y luego de vuelta, además del maravilloso equipo de colaboradores irlandeses y cubanos, y supongo que la postulación reconoce la calidad de esta colaboración internacional”.

Por otra parte, la propuesta de Venezuela para el Oscar, titulada Dauna, lo que lleva el río, está dirigida por el cubano Mario Crespo. Según el texto que explica la selección de la Asociación Nacional de Autores Cinemátográficos (Anac) se destaca la presencia de un tema universal, valores cinematográficos, la poética presencia de la naturaleza y la mirada profunda sobre la cultura warao, puesto que se trata de la primera película venezolana hablada en ese idioma.

El director de la cinta, Mario Crespo (con importante aval en el cine cubano de los años ochenta) expresó su alegría al conocer la noticia y agradeció no solo a sus colegas venezolanos que le ofrecieron la oportunidad de competir por el Oscar, sino al país, a Venezuela, por haberle dado todo lo que tiene. Crespo declaró sentirse premiado desde ya, y aseguró que se trata de un estímulo al trabajo en equipo que significó la película.

Dauna, lo que lleva el río narra la historia de una mujer indígena que, movida por su curiosidad de saber lo que existe después del delta del Orinoco, decide emprender la búsqueda de su crecimiento académico y social, aún cuando eso implica enfrentar algunas normas de su cultura.  El filme ha concursado en varios festivales internacionales entre los cuales destacan Berlín yt Montreal.

Finalmente, debe recordarse que la Comisión de selección del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) decidió dejar desierta la candidatura cubana a los premios Oscar, cuando trataron de seleccionar un título en una nómina integrada por Vuelos prohibidos (Rigoberto López), Contigo pan y cebolla (Juan Carlos Cremata), Fátima o El parque de la Fraternidad (Jorge Perugorría), La emboscada (Alejandro Gil) y La ciudad (Tomás Piard).

Según indicaron algunas fuentes extraoficiales, otros títulos fueron excluidos de esta preselección cubana para competir por el Oscar luego de consultarse la voluntad de sus realizadores, quienes consideraron que sus obras, por diferentes razones, no resultaban apropiadas para competir por el Oscar. Así ocurrió, al menos, con Venecia (Enrique “Kiki” Álvarez) o La obra de siglo (Carlos M. Quintela) consideradas ambas entre los mejores momentos del cine cubano reciente.

La Comisión que dejó desierto el cupo cubano en el Oscar, eligió apropiadamente al filme animado Meñique para competir por el Ariel mexicano, en tanto se trata de una obra “que tiene la calidad necesaria para competir en este certamen, posee buena factura técnica y constituye una interesante adaptación cinematográfica sobre un cuento versionado por José Martí”.

También fue seleccionada Vestido de novia para competir por el premio Goya debido a que se trata de “una ópera prima inscrita en un periodo complejo de la realidad cubana, y que aborda con sensibilidad y credibilidad un tema hasta hoy muy poco tratado en la cinematografía nacional. Sus valores de interpretación (Laura de la Uz, Luis Alberto García e Isabel Santos) avalan de igual modo su participación en el certamen.

La Comisión estuvo integrada por el realizador Jorge Luis Sánchez, la actriz Eslinda Núñez, la vicepresidenta de Relaciones Internacionales, Susana Molina, el productor Frank Cabrera y la directora Patricia Ramos.

El proceso de proyección en Estados Unidos de todas las películas seleccionadas para el llamado Oscar de la mejor película extranjera comienza en octubre, mientras que las cinco nominadas finalistas se darán a conocer el 14 de enero.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.