Virgen de la Caridad: La dama que enamoró a tres Papas

Este artículo es de hace 5 años

Su Santidad Francisco se convirtió en el tercer Papa en visitar el Santuario de la Virgen de la Caridad en el poblado santiaguero de El Cobre, hogar de la Patrona de Cuba y símbolo definitorio del sincretismo religioso y cultural de los cubanos.

Tras la llegada el pasado lunes del Sumo Pontífice a uno de los templos más venerados de la isla, cuentan tres los máximos líderes de la Santa Sede en rendirle homenaje a la Virgen del Cobre,  versión mulata y cubanísima de María, madre de Jesús.

A 27 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba, la virgencita ya fue coronada por Juan Pablo II en 1998 y para el año 2012 fue la prioridad en el viaje de Benedicto XVI, quien llegó a la isla cuando se cumplían 400 años de la aparición de su imagen.

De acuerdo con los estudiosos de la religión cubana, la efigie de la Virgen de la Caridad fue encontrada flotando en las aguas de la Bahía de Nipe (Holguín) en 1612, por dos descendientes de indios y un niño negro.

Al paso del tiempo la imagen fue traslada al poblado de Minas, cerca de Santiago de Cuba en los alrededores de una mina de Cobre, en donde finalmente se levantó un Santuario.

El fenómeno de la transculturación de Fernando Ortiz explica las ropas que viste la Virgen así como su rostro mestizo. Los africanos, llegados a Cuba como esclavos en la colonia, vistieron a la virgen –símbolo exclusivamente católico en el momento- con las telas doradas de su diosa yoruba Oshún, deidad de las aguas. Así pudieron rendirle culto sin que los colonizadores los reprendieran.

Poco a poco ambas religiones se fueron fundiendo en una gran fe que unió tanto a blancos como a negros y mulatos a lo largo de toda la historia de la mayor de las Antillas.

Para el siglo XIX, independentistas cubanos que luchaban para independizarse de  la metrópoli, cargaban  medallas de la Caridad al cuello como signo nacionalista.

En 1868 el héroe de la independencia de Cuba y defensor de la abolición de la esclavitud Carlos Manuel Céspedes peregrinó hasta el santuario y oró por la libertad de su país ante la Virgen.

El 12 de julio de ese año se celebró en el lugar una misa en acción de gracias por la liberación de la isla, en presencia de oficiales del Ejército libertador.
Y es por petición de veteranos de la guerra de independencia que el pontífice Benedicto XV la declaró en 1916 “Patrona de Cuba”.

Actualmente, la imagen más venerada de la Virgen se encuentra en la Basílica de El Cobre, en Santiago de Cuba. Inaugurado en 1927, el santuario sustituyó a un antiguo templo que fue destruido en 1906 por explosiones de una mina cercana.

“Haz de la nación cubana un hogar de hermanos y hermanas para que este pueblo abra de par en par su mente, su corazón y su vida a Cristo”, pidió Francisco en su plegaria en El Cobre, al que acudió al poco tiempo de llegar a Santiago de Cuba, última etapa de su viaje a la isla.

El santuario santiaguero fue convertido en Basílica por una bula papal de diciembre de 1977, celebrándose el 8 de septiembre como el día de la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.