Declaración del Foro por los Derechos y Libertades sobre la visita del Papa Francisco a Cuba

Este artículo es de hace 5 años

La visita del Papa Francisco a Cuba ha dejado no solo un sinnúmero de titulares, instantáneas, testimonios y temas para la reflexión, sino que ha motivado disímiles posturas y planteamientos dentro de los que, el descontento y la decepción cobran protagonismo en algunos sectores.

El contexto en que esta visita papal se producía había puesto bajo la lupa todo lo relativo a este viaje, desde los preparativos en la Isla hasta la propia agenda, lugares y personas con las cuales el santo padre se reuniría. Sin embargo, ha habido varios eventos acaecidos durante su estancia en Cuba que han provocado el descontento en varios grupos de creyentes y no creyentes por considerarlos una clara manifestación de las posturas de la iglesia con respecto a algunos temas trascendentes en Cuba.

En particular, la decisión de no reunirse con representantes de la oposición en Cuba, la ulterior explicación de no haberlo hecho por no tener previsto dar audiencias a nadie, el silencio con respecto a la represión y las faltas de libertades en la isla y el encuentro con el ex-presidente Fidel Castro son, ante los ojos de muchos, un claro indicio de posturas de la Iglesia de no involucramiento, no participación ni crítica con respecto a las posturas y discursos oficiales cubanos, coherentes, por demás, con las polémicas declaraciones del cardenal Jaime Ortega con respecto a la supuesta inexistencia en Cuba de presos políticos.

En esta coyuntura de críticas con respecto a las decisiones y los silencios del Papa, el Foro por los Derechos y Libertades ha publicado unas declaraciones que reproducimos íntegramente a continuación, tomadas de su página web.

La visita del Papa Francisco ha ocurrido en un lamentable escenario. El régimen ha desplegado toda su manipulación mediática y aparato represivo para contener cualquier expresión de descontento o reclamo de libertad.

Activistas de derechos humanos, opositores y periodistas independientes hemos vivido una jornada de amenazas, hostigamientos, cortes telefónicos, casas sitiadas y violentos arrestos arbitrarios.

La postura del régimen era esperada, sin embargo ha sorprendido la posición de la Iglesia. Las exageradas y reiteradas muestras de aprobación hacia la dictadura, el silencio por sus desmanes y el rechazo a escuchar las voces disidentes, han creado un descontento en un amplio sector de cubanos creyentes y no creyentes, hacia el interior y exterior de la Isla.

Desde hace un tiempo observamos con gran preocupación la postura del cardenal Jaime Ortega. Los lamentables comentarios en detrimento de la oposición y su negativa a aceptar la existencia de presos políticos han generado fuertes críticas. Desgraciadamente la visita papal ha transcurrido en esa misma lógica.

Estamos convencidos de que la iglesia cubana esta llamada a ser un actor social de gran importancia, especialmente como autentico mediador. Sin embargo estos actos crean un difícil escenario no solo para la oposición sino para la necesaria labor que debe desempeñar esta institución en el futuro inmediato. La legitimidad se adquiere con un actuar consecuente y un discurso que allane el camino hacia el respeto de todos los seres humanos.

El Foro por los Derechos y Libertades hace un llamado a la Iglesia a retomar un camino de compromiso con la verdad, la justicia y la libertad. Elementos que deben estar presentes en el discurso y actuar. De no ser así, continuará enrareciéndose el escenario político y social de nuestra nación.

(Imagen tomada de Internet)

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.