Adolescente cubano dejó todo atrás por un sueño: jugar en las Ligas Mayores

Este artículo es de hace 5 años

Con sólo 16 años de edad, el pelotero Lázaro Robersy Armenteros, se suma a la extensa lista de talentosos jóvenes cubanos que se ven forzados a abandonar la isla para labrarse un mejor futuro.

Un reciente artículo publicado por el diario Martí Noticias muestra la realidad de un adolescente habanero que soñaba con jugar en las Grandes Ligas, para lo cual tuvo que dejar su tierra natal y establecerse en Haití.

Aunque debe trasladarse semanalmente desde la región haitiana a República Dominicana para entrenar, “Lazarito” considera que irse de Cuba fue su mejor decisión.

"Mi vida es muy distinta a como era antes. Es pacífica. Voy de la casa al terreno, al gimnasio y vuelvo a casa. Sé que va a valer la pena", afirmó el joven pelotero, quien reconoció haber vivido "una niñez difícil” en su país.
Armenteros rememoró: “Mi ropa era vieja y mis zapatos estaban rotos, pero teníamos familia y estábamos bien. Fue difícil dejarlos, pero mi futuro ya no estaba en Cuba", agregó.

La historia migratoria de este muchacho es digna de una película: salió de Cuba con su madre rumbo a Ecuador en 2014, pero autoridades ecuatorianas le negaron la entrada y los obligaron a regresar a la isla.

Posteriormente, Lazarito logró llegar a Rusia con la intención de volar desde Moscú a Haití, pero una vez más le fue negada la entrada. Terminó comprando su boleto para Haití mientras hacía escala en Alemania.

Finalmente, el joven pelotero antillano logró entrar a la comunidad beisbolera dominicana, donde jugó en la Copa Mundial de Béisbol Sub-15 en Sinaloa, México. En el país centroamericano bateó para .462, impulsó ocho carreras, anotó nueve y conectó cinco triples y tres dobles, precisó Martí Noticias.

Mientras estaba en Cuba, conectó 43 imparables entre ellos 6 jonrones, tres triples y ocho dobles con el equipo sub-15 de La Habana. Pero a comienzos de 2015 "fue sancionado por el gobierno cubano antes de la temporada y se le negó regresar al equipo sub-15".

El padre de Lazarito habló con las autoridades cubanas del deporte, pero "nadie le dio una buena respuesta, solamente palabras vacías". Reconoció que tras lo ocurrido "sabía que me iba a ir (de Cuba). No estaba listo para dejar de jugar ni de desarrollarme", comentó el muchacho según el reportaje.

Por el momento, la agencia deportiva dominicana Culture 29 está representando a Armenteros, quien expresó su máxima admiración hacia otro cubano que sí se encuentra en las Ligas Mayores, Yoenis Céspedes, jardinero izquierdo de los Mets de Nueva York.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985