Festival de Cine de La Habana enfrenta estrechez financiera

Este artículo es de hace 5 años

El prestigioso Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano, con sede en La Habana, atraviesa por un momento de estrechez financiera, a dos meses de su 37 edición, prevista para el 3 hasta el 13 de diciembre.

Como uno de los principales termómetros del séptimo arte en el continente, el festival trata de resolver la crisis de la digitalización y la escasez de recursos financieros con gestiones y realismo, pues "nunca va a ser rentable", aseguró su presidente Iván Giroud.

"Atravesamos una crisis en este momento, un cambio de paradigmas: desapareció el celuloide, y por tanto todos los proyectores de los cines que tenemos son ya parte del pasado, el paso del cine analógico al digital", explicó Giroud.

En una entrevista del portal oficial del evento, su director reconoció que "el Festival no puede escapar a la realidad económica del país, del mundo, del desarrollo, los cambios, las transformaciones".

"Nosotros seguimos tratando de buscar fuentes externas de financiamiento e internas también", añadió el directivo, quien explicó la naturaleza subvencionada del festival en el momento de su surgimiento, en 1979.

Después de la crisis económica de los años 90, tras la desaparición del bloque soviético, el festival tuvo que apelar a financiamiento externo y a la promoción comercial para sobrevivir. Más adelante, autoridades cubanas suprimieron los comerciales y tanto el Ministerio de Cultura (Mincult) como el Instituto de Cine (ICAIC) tuvieron que asumir parte de los gastos.

Actualmente, la fundación española de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), es el principal patrocinador extranjero. Mientras que la compañía Havana Club, se alza como uno de los principales sponsors con presencia nacional.

El festival atrae anualmente a miles de espectadores cubanos y foráneos, largas colas se forman durante los diez días que dura el evento frente a todos los cines del circuito de la calle 23. No obstante, la afluencia de público no representa ingresos visibles para la Fundación, ya que la entrada a los cines sólo cuesta 2 pesos cubanos (0,10 dólares). Ese precio se mantendrá hasta que mejoren aspectos como la infraestructura de los cines y el salario promedio de los cubanos.

Para Giroud, "el Festival nunca va a ser rentable, y proponerse eso sería o un suicidio, o un asesinato en todo caso. Una cosa es que, con responsabilidad, administremos los recursos que nos dan, y que generemos ingresos que complementen el presupuesto y hagamos el festival que podemos hacer de acuerdo al país donde vivimos".

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.