El más cotizado de los pintores cubanos, Tomás Sánchez, quiere colaborar con el arte de la Isla

Este artículo es de hace 5 años

El colofón de la muestra personal Paisaje, de Tomás Sánchez, que por más de tres meses se exhibió en el Museo Nacional de Bellas Artes, ocurrió hace unos días con la presentación del catálogo correspondiente en la sala teatro de la mencionada institución.  Solo el día de la inauguración de la muestra Paisaje asistieron al museo más de dos mil personas, y quedó claro el profundo respeto y admiración del público cubano por la obra del famoso pintor. Tampoco faltó público en la presentación del catálogo.

En un espontáneo intercambio entre los presentes y el famoso pintor, se reafirmó la voluntad del artista, según informa la revista Cuba contemporánea, de “continuar contribuyendo con la cultura cubana y particularmente con el movimiento paisajístico cubano”. En otro momento de su reciente visita aseguró que muy pronto volverá a la Isla, probablemente para realizar una  exposición en la galería Víctor Manuel, tal vez de grabado, o de trabajos en papel.

El miércoles 23 de septiembre, Tomás Sánchez acudió al Instituto Superior de Arte, ISA, y allí sostuvo un intercambio de más de tres horas con estudiantes de pintura, ocasión propicia para instarlos a que traten de estar lo más actualizados que sea posible en torno a las tendencias internacionales del arte. Dijo sentirse muy feliz con ese tipo de intercambio porque, entre otras cosas, siente un gran cariño por esta escuela, por las paredes que lo acogieron por más de diez años, primero como estudiante y luego como profesor.

En encuentros con los alumnos, tanto de la ENA como del ISA, Tomás Sánchez dejó bien claro su deseo de colaborar, de intercambiar, de continuar estrechando las relaciones con las instituciones culturales cubanas, vínculo que nunca se ha roto por vivir fuera de Cuba desde los años noventa. (El pintor reside actualmente en Costa Rica).

Siempre de acuerdo con el artículo de la revista Cuba contemporánea, en su versión digital, la presentación del catálogo en el Museo Nacional de Bellas Artes estuvo a cargo del crítico, investigador y ensayista Rafael Acosta de Arriba quien destacó que “estamos hablando de un creador que ostenta y utiliza lo que pudiera denominarse una sensibilidad inteligente, es decir, la armoniosa combinación de un espíritu sensible y delicado, fino y sutil, con una gran capacidad intelectual nutrida de numerosas lecturas y meditaciones o, lo que es casi igual, una espesa cultura acumulada”.

En el texto redactado para este catálogo, por Hortensia Montero, curadora del Museo, la especialista resalta el ecologismo militante de Tomás Sánchez, la intensa preocupación antropológica y el humanismo metafísico que distingue su obra. Hortensia Montero hace notar también “el misticismo genuino, el hondo contenido espiritual de sus imágenes y el preciosismo hiperrealista con que el artista recrea la naturaleza, la que considera el núcleo central de su imaginario”.

Por último, el catálogo también habla sobre la conexión muy fuerte que existe entre fotografía y pintura en la obra de Tomás, la importancia que el artista le concede a la meditación o a la concepción intelectual del paisaje.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.