Largometraje cubano Espejuelos oscuros se estrenará en Festival de La Habana

Este artículo es de hace 5 años
Del 3 al 13 de diciembre en el 37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano,en La Habana, en la competición de Óperas Primas, se estrenará mundialmente el largometraje cubano Espejuelos oscuros, el debut de una joven directora que aspiró solamente a ponerse a prueba con el relato de una historia, la construcción de personajes sólidos que el espectador pueda entender y disfrutar.

Autora de los celebrados documentales Tacones cercanos (2008) y El mundo de Raúl (2010, codirigido con Horizoe García) Jessica Rodríguez Sánchez-Ponte es graduada en dirección por la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales. En España, Jessica se concentró en la experiencia femenina, y en el tema de la violencia, en Crac (2012), y luego codirigió con Shaza Moharam el largometraje Ahlam (premiado en la Muestra Joven del ICAIC).

Espejuelos oscuros fue el primer guión de largometraje que escribió Jessica Rodríguez. Creo que las primeras cosas que uno escribe siempre tienen algo de inocencia, porque todo se hace con mucha fe.

Según declaró a la revista Progreso Semanal: “Espejuelos oscuros fue escrita con mi convencimiento de que se podría filmar. Es una historia bastante redonda, nada pretenciosa, con conflictos que se cierran y eso siempre me entusiasmó. Me ilusionó mucho rodar algo escrito con tanta pasión y tantas ganas. Luis Alberto García y Laura de la Uz son grandes actores y, como soy bastante nueva en esto, sabía que ellos me podían ayudar mucho”.

La directora ha reconocido en varias oportunidades que el elemento más atractivo para ella han sido las cuestiones de interpretación y trabajar con dos actores muy inteligentes y creativos, que asumieron sus personajes como si los hubiesen escrito ellos e incluso los enriquecieron.

“Los cuatro personajes empiezan a diferenciarse ya desde lo más básico, declaró la directora en la entrevista citada, porque no se hablaba ni se gesticulaba ni se vivía de la misma manera en los años setenta que en los 50 o en el siglo XIX. La vida se entendía de manera distinta. Además, los personajes no pertenecen a las mismas clases sociales. Creo que además de diferenciarlos, un punto importante fue acercarlos. Me interesaba lograr un punto de soledad y estupor, la soledad y el estupor típicos de personas que no saben cómo manejarse bien con las circunstancias que les ha tocado vivir”.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.