Eduardo Rodríguez, médico cubano-americano realizó en Nueva York complejo trasplante de cara

Este artículo es de hace 4 años

Un equipo médico de Nueva York ha realizado el trasplante de cara más complejo jamás hecho hasta la fecha a un bombero que necesitaba tejidos en el rostro, el cráneo y parte del cuello.

Patrick Hardison, de 41 años, fue intervenido por un equipo que tuvo al frente al médico cubano-estadounidense Eduardo Rodríguez, el mismo que realizó en Francia en 2005 el primer trasplante de cara de la historia.

La intervención, se hizo en agosto de 2015 y duró 26 horas, en la misma se usaron los tejidos de un joven donante que murió en un accidente de bicicleta.

Hardison sufrió quemaduras de tercer grado hace catorce años cuando trabajaba como bombero voluntario y al entrar en una casa en llamas en busca de una mujer, el techo se derrumbó sobre él. En un primer momento se le realizó un trasplante con tejidos de sus propias piernas, pero perdió las orejas, los labios, la mayor parte de la nariz y los ojos.

El Dr. Rodríguez explicó que antes del verano el paciente Hardison “se había quedado prácticamente ciego”. “Su cara era solamente una cicatriz gigantesca”, recordó el cirujano.

El paciente podrá recuperar la visión e incluso volver a manejar vehículos. Hardison está recibiendo todavía cuidados y tratamiento pero podrá volver a su casa en breve.

Sobre su rehabilitación, Rodríguez destacó lo bien que lo está llevando el paciente y destacó que fue muy satisfactorio para el equipo saber que Hardison pudo ir hace unos días a un centro comercial de Nueva York sin acaparar las miradas de todo el mundo. “Antes se me quedaba mirando todo el mundo y ahora he pasado desapercibido”, señaló el paciente.

Más de dos docenas de trasplantes de rostro han sido realizados en todo el mundo desde el primero que se llevó a cabo en Francia en 2005. El doctor Eduardo Rodríguez, que encabezó al equipo quirúrgico que hizo el trasplante de Hardison y que recientemente escribió un artículo sobre el tema, afirmó que el de Hardison es por mucho el más extenso realizado exitosamente en términos de la cantidad de tejido transferido.

El trasplante va desde la parte superior de la cabeza, sobre el cráneo y baja hacia las clavículas por el frente. En la espalda alcanza lo suficientemente abajo que sólo queda un pequeño parche del cabello original del paciente. El trasplante incluyó ambas orejas.

La intervención no dejó cicatrices en el nuevo rostro de Hardison porque la costura del tejido trasplantado corre por la parte posterior de su cráneo.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.