Artistas y creadores cubanos en contra de seudocultura en el turismo

Este artículo es de hace 4 años

Con el fin de tratar de ofrecer al turista lo mejor de la cultura cubana, y cuestionar lase expresiones antiartísticas que muchas se le ofrecen en hoteles e instalaciones turísticas a los visitantes de la Isla, el Consejo Nacional de la Unión de Artistas y Escritores de Cuba (UNEAC) abordó el tema de las polémicas relaciones entre Cultura y Turismo.

Entre los elementos que se analizaron saltó a la vista a veces el cuestionable talento de algunos contratados en los polos turísticos, que animan actividades de muy dudosa calidad, porque muchas veces las autoridades apenas han considerado la adecuada calificación de ese personal, o trataron de ahorrarse la remuneración que lleva un trabajo especializado.

La falta de calificación del personal artístico ha ocasionado, entre otros males, la presentación de algunos humoristas que se amparan en la chabacanería, lo grosero e incluso en expresiones irrespetuosas con el público. La UNEAC propone la evaluación permanente de los artistas que se presentan ante los espectadores provenientes de otros países, en particular, en los principales polos turísticos.

Muchas veces se recurre a la música grabada, por facilismo, cuando se pudiera presentar convenientemente la música en vivo, música variada y preferentemente cubana. Además, pudiera conectarse la programación cultural de los hoteles con las que ofrecen los teatros, centros nocturnos, y otras instalaciones especializadas.

La artesanía que se le ofrece al turista, desde que llega al aeropuerto hasta el final de su viaje, es homogenizada y apenas representa los altos valores de los mejores creadores de la artesanía y la orfebrería de la Isla. Y algo similar ocurre con las agrupaciones musicales o danzarías, pues en ocasiones se desdeña a las de más calidad y más autóctonas, agrupaciones que constituyen Patrimonio cultural de la nación, y los escenarios de los hoteles se llenan de espectáculos de cuarta categoría.
Tampoco se promueven adecuadamente ni se les confiere la suficiente visibilidad a algunos de los principales atractivos turísticos y culturales de la Isla, mientras se insiste en los mismos espacios ya saturados y de sobra conocidos. Por ejemplo, se recordó la existencia apenas conocida del área de Buchillones, en Ciego de Ávila, que posee la mayor colección de piezas aborígenes de todo el Caribe insular.

Y aunque la UNEAC tampoco puede resolver lo que se escapa a su acción, en el Consejo Nacional hubo preocupación por los criterios sexistas y neocoloniales que muchas veces impera en la propaganda turística sobre Cuba que se hace en varios países. De todos modos, se puede coordinar con las agencias nacionales para tratar de evitar la propaganda que distorsione nuestros valores.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.