Espejuelos oscuros: credenciales de la joven cineasta Jessica Rodríguez

Este artículo es de hace 4 años

En conferencia de prensa celebrada en el Salón 1930 del Hotel Nacional,  pocas horas después de que el cine La Rampa fuera inundado por un público ávido por ver la película, la joven cineasta Jessica Rodríguez se hizo acompañar por Laura de la Uz y Luis Alberto García, los intérpretes que le dan vida a las cuatro historias y las cuatro épocas integrantes del filme.

En una voluntad por apartarse de la visión convencional sobre la historia de Cuba, Jessica confesó que intentó presentar a la mujer como el personaje que hiciera progresar el conflicto y que luchara por sus deseos, en tanto Esperanza, Marlene, Adela y Dulce se apartan de las imágenes construidas por los personajes históricos en los libros de texto en Cuba.

Las cuatro mujeres protagonistas son personajes imperfectos y humanos que interpreta Laura de la Uz y semejantes esfuerzos les permitieron, a la actriz y a la directora, la posibilidad de demostrar si eran capaces de contar cuatro historias de mujeres diferentes, ambientadas en diversas épocas.

Espejuelos oscuros es la primera experiencia de Jessica en la dirección de actores y reconoció que tanto el trabajo de Laura de la Uz, como de su pareja en las cuatro historias, Luis Alberto García, aportaron matices nuevos y evidente crecimiento a los personajes. La inteligencia y la capacidad de comprensión de ambos intérpretes posibilitaron la existencia de esta película.

Luis Alberto García declaró en la conferencia de prensa antes mencionada que siempre ha sido defensor de la idea de que no existen los malos malos ni los buenos buenos, pues los seres humanos se forman de muchas otras complejidades: “Siempre nos han enseñado que un rayadillo fue un cubano, traidor, cobarde, artero, que en vez de ponerse de parte de los mambises prefirió ayudar a España, y ciertamente fueron así en su mayoría, pero en este caso se nos presenta un rayadillo que fue traicionado por los propios mambises, y eso ya da un matiz muy interesante”.

Respecto al proceso de concepción del proyecto, la directora declaró al periódico Juventud Rebelde que el guion fue escrito a lo largo de seis o siete años porque “el cine independiente requiere de mucha paciencia. Pero esta es una película que yo quería hacer, porque me apetecía mucho revivir la historia de Cuba, con personajes complejos, distantes de la típica madre abnegada o esposa perfecta”.

Jessica ha sido una de las más importantes documentalistas del ambiente audiovisual cubano luego de trabajos como Tacones cercanos y El mundo de Raúl, ambos premiados y reconocidos por los especialistas y la crítica luego de la presentación en la Muestra Joven del ICAIC.

En varios ámbitos, la cineasta ha expresado su inconformidad con el reducido número de mujeres cubanas —ella es la cuarta— que lograr dirigir un largometraje de ficción en Cuba, una cuestión que para ella se relaciona más con prejuicios de género que con el talento de las mujeres cineastas.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.