Clase Magistral en el Festival para explicar cómo se hizo Breaking Bad

Este artículo es de hace 4 años

El reconocido guionista y escritor George Mastras ofreció una clase magistral bajo el título Las series de televisión como narrativas de ficción en los nuevos tiempos, como parte del programa del XXXVII Festival Internacional del Nuevo Cine latinoamericano de La Habana.

En el conversatorio se insistió en las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías digitales y la televisión por cable al desarrollo global de las teleseries, en largas temporadas con el público cautivo ante la pantalla.

Ganador de tres premios Writers Guild of America (WGA) Mastras consideró que estamos viviendo la era dorada dorada del drama televisivo, desde los éxitos planetarios de series como Los Soprano (1999-2007) hasta la aparición de empresas como Netflix, que permite la difusión mundial de las teleseries, sobre todos las de cable, que prescinden de los cortes comerciales y recurren a una mayor evolución de los personajes centrales.

Mastras aseguró que la televisión por cable generalmente se ve en formato de alta definición (HD) y grandes pantallas domésticas, lo cual favorece una cierta búsqueda de imágenes más sofisticadas, cinematográficas y de corte más artístico, con mayores licencias para los actores, escritores y directores.

Sobre Breaking Bad, la serie en que trabajó desde 2008 a 2013, y que es considerada una de las mejores de todos los tiempos, Mastras señaló que en el colectivo llegaron a trabajar siete escritores, reunidos durante horas y horas, a lo largo de muchos días, para tratar de concebir entre todos el mejor capítulo posible. Uno de los caminos más socorridos consistía en empezar todo de nuevo cada vez que creían haber encontrado la solución dramática más segura.

Breaking Bad cuenta en sus cinco temporadas la transformación de un profesor de química a quien le diagnostican un cáncer terminal de pulmón y decide usar sus conocimientos para crear y traficar sustancias consideradas drogas. El profesor y un ex alumno construyen un imperio sobre el narcotráfico en Nuevo México.

Para tratar de garantizar el éxito, Mastras y sus colegas intentaban determinar lo que hay dentro de la cabeza de personajes como estos, aunque el actor Bryan Cranston escogió ignorar lo que iba a pasar con su personaje en los capítulos siguientes, para poder interpretar mejor la transformación del protagonista, que es uno de los motivos dominantes de la serie.

Los escritores muchas veces se enfocaban en detalles aparentemente insignificantes, que cobrarían importancia capítulos después, e incluso potenciaban los momentos de silencios y pausa, pues los momentos de clímax se distribuyeron para narrar de la manera que suele llamarse “quema lenta”.

Oeste postmoderno concentrado en la involución ética del personaje central, Breaking Bad logró, gracias a sus guionistas, que cada temporada fuera mejor que la anterior, porque los personajes transitan caminos insospechados que mantienen al espectador en vilo, tratando de imaginar hasta dónde será capaz de llegar el protagonista.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.