Resultados del trabajo de la salud pública cubana en el año que termina

Este artículo es de hace 4 años

Se termina un año complejo para la salud pública cubana y los funcionarios del Ministerio de Salud Pública ofrecen información de lo que ha sido este año en términos de resultados.

Señalan que por sexto año consecutivo calculan que la tasa de mortalidad infantil estará nuevamente por debajo de 5 por mil nacidos vivos. Estos resultados se logran fundamentalmente por la aplicación de los programas de genética médica y de vacunación con la protección de los infantes frente a 13 enfermedades prevenibles al aplicar 11 vacunas o productos inmunobiológicos de los cuales ya ocho son de producción nacional.

En el 2015 se realizaron más de un millón de intervenciones quirúrgicas.

Importante también ha sido el desarrollo de la medicina regenerativa y ya en el año que termina se han aplicado estas técnicas a más de 7000 pacientes en enfermedades ortopédicas, y en angiología y estomatología programa que es liderado por el Instituto de Hematología e Inmunología.

Este fue el año de la lucha mundial contra el ébola y cabe destacar que más de un centenar de cubanos laboraron intensamente en Sierra Leona, Guinea Conakry y Liberia, labor que ha sido altamente valorada por los principales organismos internacionales (ONU, OMS y OPS).

Otro de los logros que se señalan al cierre del año es que la Misión Milagros ha logrado mejorar la calidad de salud ocular y por tanto, la calidad de vida, de más de tres millones de personas en más de 30 países de diversos continentes, pues el programa se ha extendido del continente americano a África e incluso Asia.

Especialmente en La Habana se produjo un incremento de la natalidad a partir de la implementación de algunas medidas como la instauración de consultas de fertilidad en la atención primaria y la apertura de centros de tecnología avanzada en el Hospital “Hermanos Ameijeiras” y en el Ginecobstétrico “Ramón González Coro”.

Se abrieron siete casas de abuelos y se mejoró la infraestructura de las existentes; los hogares de ancianos fueron reparados, lo que permitió incrementar en 300 las camas de estos centros, teniendo en cuenta el incremento del envejecimiento de la población, estos incrementos son insuficientes para resolver los problemas acumulados durante muchos años.

El año termina con una disminución de la mortalidad de pacientes infectados con VIH-SIDA, pero se debe ampliar el radio de acción de los grupos promotores para incentivar las conductas preventivas como el empleo del condón.

Como elemento de importancia se debe recordar la reciente implantación de una nueva regulación para la salida al exterior de especialistas y residentes de último año; igualmente el programa en progreso de rehabilitación de instalaciones de salud que habían sufrido largos años la falta de mantenimiento constructivo y que tienen un importante deterioro.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985