Verónica Lynn regresa al mundo de La bella del Alhambra

Este artículo es de hace 4 años

A principios de diciembre, Enrique Pineda Barnet rodó su nuevo filme, el cortometraje Aplausos, inspirado en el personaje de Amargen, la madre interesada, y víctima de sus vicios, que interpretaba Verónica Lynn en La Bella del Alhambra, dirigida por el propio Pineda Barnet.

En la célebre película, una de las más taquilleras de todos los tiempos en la Isla, Amargen llegaba a la vejez, abandonada por su amante y chulo, y contemplaba los éxitos de su bella y talentosa hija, mientras lideraba la claque que aplaudía a la muchacha, un grupo pagado por el empresario del Alhambra para que cada vez resonaran más estruendosos los vítores a Rachel.

Probablemente, a juzgar por el título, el nuevo cortometraje de Pineda Barnet y Verónica Lynn alude al significado de esos aplausos y al mundo del teatro, pues apenas ha trascendido en internet, ni en ningún otro medio, el carácter y sinopsis de la nueva obra. Solo se conocen las fotos de rodaje, que tomó el también excelente actor Héctor Noas, fetiche y amigo de Pineda Barnet, en la zona del Paseo del Prado, donde acontecían algunas de las escenas de La bella del Alhambra.

Pineda Barnet, Premio Nacional de Cine 2006 realizó el cortometraje Aplausos con su grupo de creación Taller Arca, Nariz, Alhambre, un equipo creado por el cineasta hace varios años e integrado por jóvenes egresados del Instituto Superior de Arte (ISA). El singular nombre se debe, según declaraciones de Pineda Barnet al sitio web cubacine.cu a que el “Arca rescataba las cosas de las que nadie quería hablar; Nariz, porque olfateaba todo; y Alhambre, porque al mismo tiempo era comunicador y equilibrio, riesgo”.

Pineda ha dirigido otros cortometrajes como First (1997) y Upstairs (2014), como intermedio para sus largometrajes, y se debe recordar que el dueto Pineda-Lynn se remonta a Aire frío (1965), cortometraje de ficción producido por el ICAIC, y basado en la obra homónima del escritor cubano Virgilio Piñera. Igualmente, trabajaron juntos en La Bella del Alhambra (1989) y La Anunciación (2009).

Con 80 años de edad y cincuenta y cinco dedicada al arte de la actuación en el teatro, el cine y la televisión, Verónica Lynn se inscribió en la historia de la cultura cubana por interpretar, con el intervalo de un año a lo sumo, dos de los grandes personajes del teatro cubano: las protagonistas de Santa Camila de la Habana Vieja (estrenada en 1961) y de Aire frío (1962). Cincuenta años después, Verónica continuaba sobre la escena, lo que le valió el Premio Nacional de Teatro en 2003.

En los años ochenta, la actriz gozó de extraordinaria popularidad  por su interpretación de la malvada en una de las grandes telenovelas cubanas de época: Sol de batey, dirigida por Roberto Garriga. En el cine, la actriz interpretó no solo las madres de Lejanía (1985, Jesús Díaz), La bella del Alhambra (1988) y Video de familia (2001, Humberto Padrón) sino las abuelas de Las noches de Constantinopla (2001, Orlando Rojas) y La pared de las palabras (2014, Fernando Pérez).

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.