Ernesto Lecuona homenajeado en la nueva sala que lleva su nombre

Este artículo es de hace 4 años

Con un concierto del Teatro Lírico Nacional de Cuba se reinaugura la Sala Ernesto Lecuona del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. El público puede disfrutar en esa ocasión de las actuaciones de las sopranos María Eugenia Barrios, Indira Hechavarría, Marta Cardona, Cristina Rodríguez y Milagros de los Ángeles.

El Teatro Lírico Nacional es una compañía fundada el 11 de noviembre de 1962, y se dedica al cultivo de todas las manifestaciones del arte lírico; cuenta en su repertorio con 32 óperas, de las cuales 9 son cubanas; 14 zarzuelas españolas, 11 cubanas y dos para público infantil; 9 operetas y tres espectáculos antológicos.

Participarán también otros representantes del escenario lírico del país, como el bajo Marcos Lima y los pianistas Vilma Garriga, Gabriel Choren y Claudia Santana. La velada inaugural de la sala estará prestigiada, además, por la presencia en el escenario de los maestros Huberal Herrera y Frank Fernández, reconocidos intérpretes del piano en la Isla.

La Sala Ernesto Lecuona fue nombrada en honor del más famoso compositor y pianista cubano en la primera mitad del siglo XX. La sala estuvo fuera de servicio tres años debido a una reparación capital y fue reinaugurada el primero de enero pasado. En su nuevo periodo,  funge como una de las principales sedes del Teatro Lírico Nacional, junto a la Sala de Conciertos Gonzalo Roig y el Oratorio San Felipe Neri.

La música de Ernesto Lecuona, interpretada por Esther Borja (aparecen juntos en la foto) se transformó en una referencia permanente para el teatro lírico y musical hecho en Cuba, una tradición recordada pero discontinua.

El espacio de la Sala Ernesto Lecuona se cuenta entre los tradicionales del Gran Teatro junto con las salas Federico García Lorca y Alejo Carpentier, a las cuales ahora se sumaron otros espacios nuevos como el Tablao Flamenco para presentaciones de grupos de pequeño formato o descargas, y el Café Intermezzo, donde confluyen culinaria y arte lírico.

Con 165 plazas después de la restauración, la Sala Ernesto Lecuona se mantiene como cuna de la música de cámara y concierto, en un homenaje perpetuo a quien ahora se reconoce como el más universal de los músicos cubanos por la trascendencia y perdurabilidad de sus creaciones. Las alusiones y los elogios al músico estaban limitados en los medios cubanos a lo largo de los años sesenta y setenta, debido a la actitud anticomunista que sostuvo el artista durante la etapa final de su vida.

El Gran Teatro fue inaugurado en 1838 en la esquina de Prado y San Rafael, con el nombre de Gran Teatro de Tacón. Con el fin de la dominación colonial española empezó a llamarse indistintamente Gran Teatro Nacional, y Teatro Nacional, denominación que terminó por imponerse a partir de 1915.

El 19 de agosto de 1961, en ocasión del aniversario 25 del asesinato de Federico García Lorca, la Junta Interventora del Centro Gallego dio a conocer que el coliseo llevaría el nombre del poeta granadino. En 1967 se le dio el nombre de Gran Teatro de Ballet y Ópera de Cuba, y diez años después el de Liceo de La Habana Vieja, pero fue rebautizado en 1981 como Complejo Cultural del Gran Teatro García Lorca.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.