EEUU y Cuba sostienen nueva ronda de conversaciones en materia de Comercio

Este artículo es de hace 4 años

Estados Unidos y Cuba sostienen este miércoles y jueves en Washington una nueva ronda de su Diálogo Regulatorio, que será encabezada por la secretaria de Comercio, Penny Pritzker, y el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca.

En el encuentro, EE.UU. explicará:

los cambios regulatorios puestos en vigor el 27 de enero, que afectan la exportación y financiamiento de ciertos bienes y servicios autorizados a Cuba, y los retos identificados por empresas estadounidenses para hacer negocios en Cuba.

Los cambios autorizaron a empresas estadounidenses a hacer exportaciones, previa aprobación de la Tesorería, a "empresas estatales, organismos y otras entidades del Gobierno cubano que provean bienes y servicios para el uso y beneficio de la población de la isla".

Lo anterior incluye una amplia gama de sectores, desde la producción agrícola  hasta las infraestructuras y el suministro a comercios mayoristas y minoristas.

Además, dichas exportaciones podrán ser financiadas por primera vez con cartas de crédito por instituciones financieras estadounidenses.

Pritzker recalcó que esta segunda ronda de conversaciones:

es otra oportunidad para trabajar directamente con nuestros colegas cubanos para entender mejor la manera en la que nuestros gobiernos y economías pueden trabajar conjuntamente en apoyo del pueblo cubano.

Según el anuncio de los Departamentos de Comercio y del Tesoro, la delegación cubana abordará asuntos "relevantes para el sistema económico cubano, incluidas la importación de bienes y servicios y las transacciones financieras".

Durante una presentación el martes en la capital estadounidense ante la Cámara de Comercio de EE.UU., el ministro Malmierca calificó las medidas de flexibilización del embargo adoptadas por la administración Obama como “pasos positivos y en la dirección correcta”, aunque consideró que son “insuficientes” y que el presidente podría hacer aún más.

El titular abogó por levantar la prohibición del uso del dólar estadounidense en las transacciones internacionales de Cuba (paso que, dijo, emitiría una señal clara al sector de negocios, en particular a la banca); acabar con la prohibición a las compañías estadounidenses de importar bienes y servicios cubanos “para que se produzca un verdadero intercambio comercial en ambas direcciones”, y eliminar las restricciones a las empresas estadounidenses para invertir en Cuba.

Sobre este último aspecto dijo que ha sabido de muchas compañías norteamericanas que deseen establecer negocios en Cuba, pero que están "atrapadas en un limbo regulatorio, a la espera de licencias especiales del gobierno de los Estados Unidos".

El diálogo regulatorio, que tuvo su primera fase en La Habana en octubre con la visita de Pritzker, tiene lugar al día siguiente de que se firmara en La Habana un acuerdo sobre aviación civil, y se abriera una licitación para operar vuelos comerciales programados entre los dos países por primera vez en décadas.

También sigue a la aprobación de la Tesorería, la semana pasada, para que se establezca en Cuba, por primera vez en décadas, una compañía estadounidense dedicada a la producción: una fábrica de pequeños tractores propuesta por dos ingenieros de Alabama.

La empresa Cleber LCC ya había sido autorizada por el gobierno cubano, en el marco de la Feria Internacional de La Habana, para establecerse en la flamante Zona Especial de Desarrollo Mariel.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide