Calvin Coolidge: Último presidente de EE.UU en visitar Cuba hace 88 años

Este artículo es de hace 4 años

A muchos les podría parecer lógico que la visita del presidente Barack Obama a Cuba fuera la primera de su tipo en las casi seis décadas de Guerra Fría que han mantenido ambas naciones. Pero, dato curioso, resulta que Obama es el primero que llega a la isla –activo en funciones- en casi 90 años.

La última vez que un gobernante estadounidense pisó tierra cubana, fungiendo su mandato, fue en enero de 1928, cuando el presidente John Calvin Coolidge viajó a Cuba para participar en la VI Conferencia Internacional de Estados Americanos, que se celebraba en La Habana el día 16.

Para Coolidge, aterrizar en la isla caribeña no sólo marcaría el último roce de esta envergadura entre ambos gobiernos, sino que quedaría para la historia como el único viaje efectuado al extranjero durante su período de mandato (1923-1929).

Coolidge, trigésimo presidente de EE.UU. por el partido republicano, llegó a la capital cubana junto a su esposa y se reunió con el entonces gobernante de la isla, Gerardo Machado. Según cuentan los registros de la época, el pueblo de Cuba lo recibió con vítores y flores, durante su periplo en automóvil por las calles habaneras.

Las únicas palabras públicas del presidente norteamericano durante el viaje pertenecen al discurso que dirigió en la cumbre de Estados Americanos, donde afirmó: “Hace treinta años Cuba era una colonia extranjera desgarrada por la revolución y devastada por los enfrentamientos. Hoy Cuba es su propio soberano. Su gente es independiente, libre y próspera, pacífica y disfruta de las ventajas de autogobierno”.

De acuerdo con una reciente publicación del diario El País, una anécdota interesante selló esta importante visita. El presidente se vio obligado a rechazar un daiquirí durante la recepción que le preparó Machado como bienvenida.

Según relata la publicación, debido a que en aquel momento todavía estaba en vigor la Ley Seca en EE.UU (derogada en el 1933), sin desairar a su anfitrión Coolidge rechazó las bebidas alcohólicas en La Habana. “Cuando la bandeja de bebidas -entre la que había daiquiris-, se aproximaba a él, Coolidge comenzó a girarse para admirar un cuadro en la pared. La bandeja se acercó un poco más, y Coolidge se volvió a girar otros 90 grados, señalándole a Machado la belleza de la vegetación tropial. Su maniobra fue una clase maestra de cómo evadir una situación”, señala el artículo.

(Imagen tomada de: Infobae)

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985