Marcel Beltrán estrenará documental sobre el olvidado Chinolope en Muestra Joven ICAIC

Este artículo es de hace 4 años

Dos nuevos documentales de largometraje, que revisan temas complejos del pasado y el presente cubanos: El tío Alberto, de Marcel Beltrán, y Marina, de Haliam Pérez Fernández, compiten por los premios de la Muestra Joven ICAIC, un espacio que se distingue en el panorama audiovisual cubano por la novedad y la frescura, la distinción y la inconformidad.

Este año, la Muestra estará colmada de sugestivas propuestas entre las cuales también se encuentran, en ficción, los largometrajes Caballos, de Fabián Suárez, y Espejuelos oscuros, de Jessica Rodríguez, ambos en el concurso de óperas primas en el pasado Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Las mencionadas cuatro obras destacan entre las 53 seleccionadas para participar en el concurso que este año, una edición que se presenta bajo el lema Suelten Amarras, en ocasión del aniversario 15 de un evento que, este año, eligió 27 obras de ficción, 17 documentales y 9 animaciones, para un total de 53 obras elegidas, de 95 trabajos presentados.

El realizador Marcel Beltrán, premiado en anterior Muestra Joven por su documental digna guerra, también de corte biográfico, entrega ahora El Tío Alberto, un acercamiento indirecto, metafórico, a temas preferidos de Beltrán como el talento y la memoria, o las nociones de triunfo, fracaso y sacrificio.

El célebre escritor cubano José Lezama Lima llamaba «baúl kafkiano» al lugar donde Chinolope guardaba miles de negativos con las fotografías hechas a sus contemporáneos. Marcel Beltrán se adentra en los laberintos del baúl de recuerdos perdidos y tiempos recobrados, y debe tenerse en cuenta, por ejemplo, que Chinolope es el autor de un famoso reportaje gráfico llamado Temporada en el ingenio, que le encargó personalmente Che Guevara y prologó el propio Lezama Lima.

Definido por el autor de Paradiso como «suma de paradojas, juglar chino-japonés que exhuma sin abrumarnos el patronímico Lope», alguien que «lleva un largo cayado del que pende un ojo de buey», Guillermo Fernando López Junqué es el verdadero nombre de uno de los más famosos fotógrafos cubanos de todos los tiempos, un profesional que logró convencer a Lezama Lima y Julio Cortázar para que posaran para su lente.

Marcel Beltrán saca a la luz, nuevamente, las imágenes creadas por Chinolope, y la personalidad delirante (al decir de Lezama) de un creador olvidado por la vida cultural cubana, a pesar de que logró atrapar el gesto sutil que revela la identidad emocional de sus modelos. Y el sensible cineasta sabe que tal es el reto del documental: atrapar la identidad emocional de un personaje tan contradictorio y delirante como el otrora reconocido fotógrafo.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.