El problema de las bandas callejeras llama la atención de artistas cubanos

Este artículo es de hace 4 años

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) centró el debate de su último encuentro en el deterioro de los valores éticos y la aparición de " pandillas organizadas" formadas por niños y adolescentes, según informó 14ymedio.

Durante el encuentro, celebrado el pasado viernes, se alzo la voz de alarma ante "las problemáticas que pueden existir en los barrios marginales" y se debatió sobre el papel de los artistas ante estos fenómeno, cada vez más peligrosos puesto que algunas bandas van armadas. 

Durante la reunión, en la que estuvieron presentes miembros de la Comisión Permanente de Cultura Comunitaria, Patrimonio y Tradiciones de la entidad oficialista y representantes del Ministerio de Cultura, los artistas advirtieron de la necesidad de concienciar a la ciudadanía y tomar medidas políticas para solucionar este problema.  Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, señaló el poder del arte para cambiar a la sociedad y lograr que las personas tomen conciencia de ciertos valores negativos a fin de cambiarlos. 

Otro de los temas que interesó a dramaturgos, escritores y actores, fue el cada vez mayor consumo de materiales audiovisuales violentos y sin ningún valor artístico que “provocan más violencias en las calles”, por lo que fueron muy críticos con el paquete. 

En la ciudad de Camagüey, el intelectual Pedro Armando Junco encabeza una propuesta para aplicar penas más duras contra quienes cometan homicidio.

La violencia de las bandas callejeras está en aumento en La Habana, donde grupos como Los desaforaos y otro de muchachas que se identifican como Las Apululu, destrozan material urbano, roban y realizan actos violentos en el interior de los barrios. Muchos de los integrantes de dichas bandas no superan los 14 años de edad y en ocasiones se han  de lamentar heridos incluso alguna muerte. 

Según María del Carmen Cordero, socióloga que realiza diversos estudios sobre el tema, cada año surgen alrededor de 5 a 10 nuevas pandillas en La Habana, aunque muchas tienden a desaparecer al poco de su creación, pero otras persisten y captan nuevos miembros. 

Una de las bandas criminales que, debido al número de miembros y la cantidad de crímenes cometidos, ha llamado más la atención de medios y autoridades es “Sangre por dolor”, que opera sobretodo en aquellas áreas de La Habana donde la prostitución masculina está más presente.

(Imagen tomada de Cubanet)

 

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985