Hollywood saluda a los cineastas cubanos, según The New York Times

Este artículo es de hace 4 años

Durante el rodaje el mes pasado de la serie humorística de Showtime House of Lies, en Cuba, el reconocido actor Don Cheadle fue retratado por The New York Times sentado en un taburete en plena calle, fumando tabaco y conversando con sus amigos cubanos.  Además de otra instantánea, en plena Centro Habana, con el actor jugando fútbol con unos niños mientras lo observan sus compañeros de reparto Ben Schwartz y Kristen Bell.

Y semejante escena hubiera sido imposible antes del 26 de enero pasado, fecha en que el Departamento del Tesoro les permitió legalmente a los norteamericanos rodar en Cuba, y entre los que tomaron la iniciativa se cuentan los profesionales de House of Lies y de Fast & Furious, además de Ethan Hawke, quien estuvo buscando en La Habana localizaciones para una próxima adaptación de la obra de Tennessee Williams Camino Real. 

Y el caso es que la posible arribazón de profesionales y técnicos norteamericanos es posible que requiera la colaboración de personal cubano, proveniente tanto de la industria oficial, es decir, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, como de las productoras independientes, que brotaron después de los años noventa al amparo de la tecnología digital.

Según el artículo de The New York Times, algunos cineastas cubanos se preocupan de que el gobierno le abra los brazos a Hollywood mientras le sigue dando la espalda a los reclamos de sus cineastas respecto al limbo legal en que operan las productoras independientes. 

Las preocupaciones de los cubanos, según el cineasta Carlos Lechuga (Los bañistas, Melaza) la llegada de los norteamericanos pudiera significar el aplazamiento de sus proyectos personales. “A las autoridades no les importa que se ruede aquí Fast & Furious, pero no quieren que los cineastas locales hagamos películas sobre nuestra realidad”.

La productora Claudia Calviño, de Producciones Quinta Avenida, percibe cierto desinterés de los norteamericanos por las coproducciones con los cubanos, en tanto el reciente documental Hotel Nueva Isla contó más bien con la anuencia de coproductores europeos.

Por otra parte, Oscar Ernesto Ortega, asegura que nunca termina un día sin que converse con clientes potenciales norteamericanos, y así, El Central Producciones se ha encargado de generar videos musicales, comerciales y documentales para la banda boricua Calle 13, o para Red Bull Media House, desde oficinas en La Habana y Miami.

Boris Crespo, fundador de BIC Producciones, suministró servicios a Conan O’Brien en su visita de cuatro días a Cuba, en 2015, para filmar un episodio del programa de carros más famosos de la televisión mundial, Top Gear, perteneciente a History channel.

A los cineastas cubanos, cuya pasión y profesionalidad elogian los norteamericanos, también les preocupa que los productores norteamericanos eludan los temas controversiales con tal de obtener los permisos de rodaje por parte de las autoridades. Los hacedores de House of Lies no solo fueron autorizados para rodar en la Isla, sino que hicieron saber su aprobación respecto al sentido del humor que la serie maneja.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.