Popular reguetonero cubano se declara en guerra "contra el poder" y "la dictadura"

Este artículo es de hace 4 años

En una entrevista concedida a Martí Noticias, Candyman ―el popular creador del llamado “cubatón”― denunció cómo ha sido silenciado y apartado de los escenarios cubanos, y cree que la Seguridad del Estado está detrás de todo.

Opina que parte de las acciones en su contra han tenido lugar después que activistas del grupo opositor Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) usaran su canción "Grito de Paz" en un audiovisual.

Según explicó a Martí Noticias:

Ellos (los agentes de la Seguridad del Estado) inmediatamente me citaron para que rindiera explicaciones de eso y les dije voy a averiguar.

Al enterarse que un hermanastro suyo ―activista de UNPACU― efectivamente había utilizado la canción, lo reconoció ante la Seguridad del Estado.

El popular reguetonero, añadió:

Pero comenzaron a exigirme que yo declarara que no aceptaba que se usara mi canción. Y les puse como condición hacerlo en una reunión de directivos de cultura con artistas santiagueros que, dicho sea de paso, casi todos tenemos muchas inconformidades.

Y concluye: "En la reunión les dije que eran demagogos, corruptos y decidí declararles la guerra total, que en mi caso es a través de la música".

Candyman fue expulsado de la Empresa Provincial de la Música Miguel Matamoros y ha decidido pasarse a canciones de contenido político, distantes de sus éxitos anteriores que eran de corte sensual.

Los nuevos números están concentrados en lo que es una dictadura. A partir de ahora no son comerciales, son de corte político. Y precisa:

Para que todos sepan que este santiaguerito tiene mucho que decir contra el poder.

Candyman alcanzó reconocimiento internacional por éxitos como "A una loca como tú", "La cosita", "Ponte la moda", "Bayu Baye", "Dame tu tocoto", entre otras.

Revolucionó parte del gusto popular cuando fusionó, de forma original, sonidos locales con el rap, hip-hop y reggae, de influencia jamaicana, y se convirtió desde el final de los 90 en inédito exponente cubano del raggamuffin (el ragga).

También conocido como "El Rey de la Tarima", reconoce que su música "pegó" en la Isla y que las autoridades lo ven como una persona que mueve a las multitudes y que "por eso no lo pueden tolerar". 

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide