Nacen trillizos en provincia de Matanzas utilizando la técnica de fecundación asistida

Este artículo es de hace 4 años

Yanet  García Ruano con 38 años y su esposo Juan Gualberto Rodríguez Cuéllar constituyen una pareja que desde comienzos del mes de enero disfruta del nacimiento de sus hijos luego de haber sido sometidos a un tratamiento de fecundación asistida realizado en el Hospital materno "Julio Alfonso Medina" de la provincia de Matanzas,  distante 100 kilómetros al este de La Habana.

Los niños, dos varones y una hembra, nacieron en el propio hospital el día ocho de enero de 2016 y es el primer parto múltiple que se logra en esta provincia en este año por la técnica de Fertilización in vitro.

Con un peso de 1450, 1400 y 1460 gramos respectivamente, Brandy es dos minutos mayor que Glenda, y Randy Gabriel, el más joven, pues nació tres minutos después que sus hermanos. Sin embargo, para sus padres, Yanet y Juan Gualberto , no hay diferencia, pues afirman que desde que los niños forman parte de la familia, la felicidad es triple.

Ante la llegada de los pequeños, las responsabilidades se comparten y Juan Gualberto muestra gran habilidad al alimentar a Randy, mientras Yanet descansa sobre el regazo de su mamá y Brandy espera su turno en el cunero del hospital. Los niños, desde que nacieron, han permanecido en el hospital y allí estarán hasta que alcancen un peso adecudado. Los primeros días estuvieron ingresados en la sala de neonatología pero ya los niños, con poco más de 45 días de nacidos, han aumentado de peso y mantienen buen estado de salud. La familia espera que pronto podrán disfrutar todos juntos la felicidad de la vida en casa.

La generalización en varias provincias del país de las técnicas de fecundación asistida o de fertilización in vitro forma parte de las decisiones tomadas por el Ministerio de Salud Pública del país para enfrentar la disminución de la natalidad que se observa en Cuba desde hace algunos años y que tiene como resultado que desde 1978 la fecundidad cubana haya caído por debajo del nivel de reemplazo, o sea, por cada mujer en edad reproductiva, no queda una hija que la sustituya con capacidad de procrear.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985