Premio Nacional de Arquitectura para uno de los responsables de las Escuelas de Arte de La Habana

Este artículo es de hace 4 años

Al arquitecto Roberto Gottardi Folín le será entregado el próximo 13 de marzo ―Día del Arquitecto Cubano”― el Premio Nacional de Arquitectura que otorga la UNAICC a prominentes profesionales de esa especialidad.

Gottardi Folín es de origen italiano (Venecia) pero está afincado en Cuba desde finales de 1960.

Cuando gran parte de los profesionales cubanos emigraban a Estados Unidos, Gottardi llegó a la Isla, y se quedó para siempre.

Estuvo inmerso en la actividad constructiva que caracterizó al país en la década del 60 y ya en los 70 comenzó a incursionar en el diseño escenográfico para festivales y espectáculos danzarios. También trabajó en remodelaciones de añejas edificaciones.

Su trayectoria profesional le ha valido reconocimientos nacionales e internacionales. Sin embargo, la también arquitecta Josefina Rebellón ha destacado de él que ya solo por su sencillez:

y el amor por Cuba, demostrado por su permanencia y trabajo consagrado a la arquitectura cubana en épocas difíciles, lo hacen merecedor de este reconocimiento.

La obra arquitectónica más importante cubana en que estuvo involucrado Gottardi fue la co-autoría junto a Ricardo Porro y Vittorio Garatti de las Escuelas de Arte de la Habana (1960-1963), que fueron consideradas como una de las experiencias arquitectónicas más singulares de la segunda mitad del siglo XX.

Es una de las pocas obras arquitectónicas que se han desarrollado en Cuba durante el periodo posterior a la Revolución Cubana.

Se cuenta que inicialmente los tres arquitectos contaron con libertad presupuestaria e independencia total en las decisiones de diseño.

Fueron ellos los que decidieron la localización de cada uno de los cuatro edificios que las componen, y los que decidieron quién entre ellos desarrollaría en detalle cada uno de los edificios.

El inesperado coste de los edificios y la singularidad de su diseño, provocó numerosas denuncias de derroche económico y debilidad burguesa.

Estas denuncias terminaron por debilitar los apoyos que el proyecto tenía y finalmente las escuelas fueron abandonadas sin ni siquiera ser completada su construcción.

Gottardi fue el encargado de llevar adelante el proyecto de la Escuela Nacional de  Artes Escénicas, dentro del conjunto de las Escuelas Nacionales de Arte.

(Imagen tomada de www.epdlp.com)

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide