Periodista oficial pide disculpas por artículo racista sobre Obama

Esta noticia es de hace 4 años

El periodista Elías Argudín, del diario estatal Tribuna de La Habana, publicó este lunes una disculpa a sus lectores luego de las numerosas críticas que calificaran de racista un artículo de su autoría sobre la visita del presidente Barack Obama a Cuba.

Bajo el título “Negro, ¿Tú eres sueco?”, el artículo nacía como una piedra más para esa catapulta que es hoy la prensa militante cubana, que en su cruzada más reciente contra el “imperialismo”, intentaba subvertir las “verdaderas intenciones” del mandatario  norteamericano a su paso por la isla.

Salvo que esta vez, el texto en particular aludía, en un tono que roza con lo peyorativo, a un rasgo identitario del presidente –usado históricamente como excusa para discriminar y excluir a un grupo de personas- como si este lo definiera por completo o pudiera poner en tela de juicio sus ideales. 

“Lo primero, y para mí más importante, es pedir disculpas a quienes se sienten agraviados, aun cuando entendieron mal el discurso y me ubican en el bando contrario al cual pertenezco”, dijo Agudín, quien asegura no fueron sus intenciones ser tildado, él o su artículo, de racista. 

Sin embargo, admite haber sido irrespetuoso al referirse al jefe de estado, aunque, consideró, está justificado pues resulta un racionamiento importante que conforma su opinión personal. 

“Lo admito, si de algo me pueden acusar, es quizá de irrespetuoso con el ilustre visitante. En mi opinión, mucho más irrespetuoso es que el agresor pida al agraviado –en su propia casa-, olvidar las ofensas, máxime si son muchas, hay sangre de por medio, y todavía no han cesado del todo. Así lo siento”, escribió.

Asimismo, dijo haberse valido de uno de los “mandamientos del oficio” periodístico: elaborar un “titular atractivo” que atrape la mayor cantidad posible de lectores.  

Quizá lo más inquietante luego de leer el alegato de Agudín sea que, aunque menciona y se disculpa en nombre de su subdirector y su directora, el periodista se haya cargado toda la culpa sobre sus hombros como si de él dependiera y a él se debiera completamente la divulgación e impresión masiva de semejante texto en una publicación de corte oficial, comprometida y sustentada por el Estado cubano. 

¿Acaso, más que una disculpa personal en la sección de opinión, este suceso no merece un editorial con todas las de la ley? ¿Dónde estaban los filtros por los que debía pasar este artículo cuando fue aprobado para su impresión y distribución? O casualmente, ¿es la redacción del diario otra partidaria de utilizar este lenguaje racista, escudado en el humor?

El texto original, “Negro ¿Tú eres sueco?” ya fue eliminado de la versión digital de Tribuna. A continuación, reproducimos la disculpa ofrecida por el periodista:

Paradojas de la racialidad

Miércoles, 30/03/2016 19:21 PM 

Por Elias Argudín 

A propósito de la visita del presidente estadounidense Barack Obama a Cuba, el pasado domingo, en la página tres de Tribuna de La Habana, apareció un comentario que, con el título de Negro, ¿tú eres sueco?, lleva mi firma. El trabajo despertó un sinfín de reacciones adversas. Confieso que no lo esperaba.

Los criterios son diversos, pero en sentido general, califican de racista la publicación, lo cual –obviamente- significa que el autor también lo es.

Es triste costumbre acusar a la ligera, y aunque no voy a tratar de probar “mi inocencia” o “fidelidad” a mi raza, sí quiero aclarar algunos aspectos.

Lo primero, y para mí más importante, es pedir disculpas a quienes se sienten agraviados, aun cuando entendieron mal el discurso y me ubican en el bando contrario al cual pertenezco. Al final, me alegra confirmar que la batalla por la igualdad racial y emancipación del negro, que es parte de la batalla por la Revolución, tenga tantos partidarios. 

Mientras redactaba estas líneas, reposaban frente a mis ojos –cual joyas invaluables- el número 1 de La Gaceta, correspondiente a enero-febrero del 2005, y el texto Elogio de la altea o las paradojas de la racialidad, que le hiciera merecer a su autora, la investigadora social Zuleika Romay, el Premio Casa de las Américas (2012), en la categoría de la Crítica. Tanto uno como el otro, hacen un abordaje integral y descarnado del fenómeno de la marginación y menosprecio de los no blancos. Ambos ocupan lugar destacado entre mis textos de cabecera. 

No es necesario ser un lector avezado para darse cuenta: no escribí un panfleto racista. La palabra negro se menciona dos veces, en el título y la frase que lo justifica, la cual ni siquiera es mía. Guarda relación con una obra humorística. El periodismo tiene sus reglas. También permite algunas licencias. Entre los mandamientos del oficio, hay uno muy importante: captar la atención desde el título mismo.

Habría que descartar entre los sinceros ofendidos y aquellos con el interés de echar leña al fuego y poner sobre el tapete un tema, que dada su complejidad, “puede constituir un flanco débil en las contiendas que se nos avecinan”, alertó Zuleika.

Lo admito, si de algo me pueden acusar, es quizá de irrespetuoso con el ilustre visitante. En mi opinión, mucho más irrespetuoso es que el agresor pida al agraviado –en su propia casa-, olvidar las ofensas, máxime si son muchas, hay sangre de por medio, y todavía no han cesado del todo. Así lo siento.

Por demás, si alguien, aunque fuese una sola persona, se sintió ofendido por considerar racista mi comentario, reitero que le pido sinceramente excusas: de ninguna manera fue mi intención. Tampoco la de mi subdirector o mi directora que, por cierto, son negro y mulata, respectivamente. Y espero que esta última precisión no se considere racista: no creemos, ninguno de los tres, que “el accidente de la vida” del color de la piel, dé mayor o menor valor a lo que se dice o se hace.

(Imagen tomada de: http://estatico.cafefuerte.com)

Esta noticia es de hace 4 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985