EE.UU. admite haber financiado en parte la investigación sobre "los papeles de Panamá"

Este artículo es de hace 4 años

Ayer miércoles WikiLeaks no solo pedía que los “papeles de Panamá” se publiquen por entero para que sean accesibles al público, sino que además abría la Caja de Pandora al afirmar que:

EE.UU. financió el ataque de los 'papeles de Panamá' contra Rusia y Vladímir Putin.

Hoy el vice-portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. ―Mark Toner― ha reconocido que Washington financió a los periodistas que investigaron el escándalo, si bien recalcó que eran “independientes”.

[Los periodistas] recibían financiación de varias fuentes, incluido el Gobierno de EE.UU.

dijo en rueda de prensa Toner, que explicó que los recursos se entregaban a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

No obstante, Mark Toner ha precisado que los periodistas fueron financiados

no para perseguir ciertos objetivos o personas, sino para que realicen investigaciones independientes periodísticas.

Según sus declaraciones, la investigación fue llevada a cabo por periodistas de Organized Crime And Corruption Reporting Project (Proyecto de Información sobre Crimen Organizado y Corrupción, OCCRP) financiada por USAID.

Sin embargo, afirma que EE.UU. no tuvo constancia de antemano de los resultados de la investigación de los “papeles de Panamá”, ya que el gobierno norteamericano no se involucró en su trabajo.

Tal vez esa implicación de Estados Unidos en la financiación de la investigación, explique en parte la pregunta que se hacía hoy el diario La Vanguardia:

¿Por qué no hay apenas estadounidenses en los papeles de Panamá?

Y es que llama la atención que aunque más de 11 millones de documentos del bufete Mossack Fonseca están dando quebraderos de cabezas por todas partes, pues en los papeles aparecen personajes de todo el mundo y de gran envergadura, sorprende que hasta el momento el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) sólo haya identificado a 211 personas con direcciones de Estados Unidos, que figuran como dueños de estas empresas. Encima, tampoco se sabe a ciencia cierta si esas personas sean realmente ciudadanos estadounidenses.

Un informe del Senado norteamericano, fechado en 2014, destapó que cada año, aproximadamente 150.000 millones de dólares en potenciales ingresos fiscales de Estados Unidos desaparece en los regímenes fiscales en el extranjero. Entonces... ¿dónde evaden impuestos los estadounidenses?

Panamá se presta para los españoles, para los venezolanos, para los argentinos... pero no tanto para las personas de Estados Unidos. Ellos utilizan mercados alternativos

ha explicado José María Tovillas, profesor de derecho financiero y tributario de la Universidad de Barcelona (UB). Y añade:

Ellos tienen más afinidad cultural, de idioma y de sistema con Bermudas o las Islas Vírgenes. Algo similar pasa con los alemanes, más habituados a acudir a lugares como Liechtenstein.

Tovillas considera, además, que Panamá se ha asociado históricamente con el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico, tema que “despierta especial miedo y tabú en Estados Unidos”.

Sea por su implicación en la financiación de lo investigado o sea porque efectivamente los norteamericanos evitan Panamá como paraíso fiscal, lo cierto es que Estados Unidos está llevando una parte, más que discreta, en el quebradero de cabeza del momento: los dichosos "papeles de Panamá".

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide