Nicolás Maduro reduce la semana laboral en Venezuela

Este artículo es de hace 4 años

De acuerdo con un decreto anunciado hoy por el presidente Nicolás Maduro, a partir de esta semana los viernes serán días feriados en Venezuela.

Durante los meses de abril y mayo la administración pública de ese país sudamericano, solo trabajará de lunes a jueves desde las siete de la mañana hasta la una de la tarde. La noticia está pendiente de publicación en la Gaceta Oficial.

A principios de 2016, Maduro redujo el horario laboral de 40 a 36 horas para aprovechar la luz diurna, pero la medida no fue suficiente para disminuir el consumo.

El presidente Nicolás Maduro ha decidido reducir todavía más la jornada laboral debido a los duros efectos de la sequía ―ocasionados por el fenómeno climático conocido como “El Niño”― y a los problemas para generar energía eléctrica.

El Gobierno venezolano considera que esas medidas ayudarán a frenar el inminente colapso eléctrico, y da un margen mientras se acerca la temporada de lluvias en mayo.

En Semana Santa ya se habían suspendido las actividades con la idea de reducir el gasto de electricidad hasta en un 60%, pero la medida fracasó, pues aumentó el uso del aire acondicionado para paliar el calor.

El Gobierno no respaldó esa versión y prefirió aferrarse al argumento de que habían logrado detener el descenso del nivel del agua de la represa de Guri, la principal hidroeléctrica del país.

Como ocurre con todos los servicios públicos en Venezuela, la energía eléctrica está subsidiada por el Estado y se paga una cantidad simbólica por utilizarla. A ello se suma que las oficinas del gobierno suelen tener elevadas deudas con la empresa estatal que provee el fluido.

La fuerte caída del precio del petróleo, la única fuente de ingresos del país, ha impedido la adecuación del servicio a la demanda.

La decisión tomada por Maduro pone contra las cuerdas la economía del país y en manos de la Providencia la solución de la crisis eléctrica.

Varios especialistas han asegurado que será difícil evitar los constantes apagones que viven los venezolanos, en especial aquellos que residen en la provincia, mientras no se genere mayor energía termoeléctrica.

La oposición ha criticado esta decisión por las consecuencias que un paro de esa naturaleza tendría en la productividad de un país que de por sí ya vive acosado por la escasez.

El gobernador del estado de Miranda y excandidato presidencial, Henrique Capriles, ha respondido a través de Twitter:

La medida tampoco ha sentado bien al pueblo venezolano. Maduro ha llegado a sugerir a las mujeres que no utilicen tanto la secadora de pelo para ahorrar electricidad.

Curioso que no se le haya ocurrido también decirle a los hombres que todos se dejen la barba y que no usen maquinilla eléctrica, o que nadie planche la ropa.

Hace dos años, la Comisión de Integración Energética Regional afirmó que en Venezuela se consumía la mayor cantidad de electricidad por habitante de América Latina con 25.000 megavatios.

A plena capacidad, las hidroeléctricas solo son capaces de generar hasta 24.000.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide