Higinio Velez Foto © Hignio Vélez estaría negociando con las Grandes Ligas pero con oscuras intenciones.

Beisbol cubano. La mafia que lo dirige.

Este artículo es de hace 4 años

 

José Hugo Fernández en Diario de Cuba se pregunta si Las Ligas Mayores cerrarán negocios con la mafia que está detrás de la pelota cubana? Yo le respondo. Sí, por supuesto que sí.

Espero no ser una víctima de algún prejuicio que nubla mi entendimiento, pero no puedo comprender la necesidad que tienen los ejecutivos de las Grandes Ligas (MLB) para sentarse a negociar todo el tiempo con los funcionarios cubanos, que funcionan como supervisores sobre los esclavos a través de su monopolio de béisbol en Cuba. ¿No se suponía ser que después del 16 de marzo gracias a otra de las medidas contra el embargo del presidente Obama, todos los cubanos que viven en la isla - jugadores de béisbol incluyen, por supuesto - podría trabajar en los EE.UU. y recoger los salarios directamente de las compañías estadounidenses si contratado por ellos? (1)

Y continúa diciéndonos J.Hugo:

Si ese es el caso, entonces no hay nada que discutir. Todo lo que tendría que hacer el régimen es finalmente otorgar a nuestros jugadores de su libertad, para que puedan ir a jugar en los EE.UU., volver a casa tan a menudo como deseen y, sobre todo, negociar directamente (personalmente o con los mediadores de su elección) con la MLB , al igual que los atletas de cualquier otro país. Ya hemos tenido suficiente con la lectura de las declaraciones cínicas por Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, cuando anunció que 'sus' jugadores estaban listos para unirse a los Majors, impudentemente colocándolos en venta, maniobrando para cobrar por dejar que vuelan de el aeropuerto 'con la cabeza en alto.'

Su desvergüenza (la de Higinio Vélez) no tiene límites, sus palabras viniendo de alguien que los aficionados de la isla reconocen como el adjunto de una mafia que, bajo las órdenes de Antonio Castro, han arruinado nuestro deporte nacional y ahora, a por si fuera poco, tiene la intención de llenarse los bolsillos a su costa. En cualquier caso, nada debe sorprendernos (...) (2)

Independientemente de que existan puntos en los cuales no esté de acuerdo, o que precisen una rectificación, aplaudo a J.Hugo su texto. Si bien es cierto que Cuba necesita mejoras urgentes en nuestro pasatiempo nacional, más que seguro debe parecer que una figura tan odiada por los amantes del beisbol en la isla como lo es Higinio Vélez, siga al frente de ciertas cosas, ofreciendo ciertas declaraciones, y tomando el toro por los cuernos. 

La mafia funciona, en el artículo de J.Hugo se omiten algunos nombres... personas que más que pensar en el beisbol viven de él. ¿Si hasta hace un par de años, condenaban todo lo que oliera a Grandes Ligas, cómo van a cambiar su discurso de la noche a la mañana? ¿Es capaz el INDER de "regir" estas negociaciones con Grandes Ligas? La experiencia nos dice que no. El INDER cubano, la Comisión Nacional de Beisbol de Cuba son una cueva de ineptos funcionarios que en casi 3 años de "liberalismo" no han podido gestionar unos buenos contratos para los miles de deportistas cubanos ansiosos con probarse en el profesionalismo. No han sido capaces estos funcionarios de darles lo mínimo e indispensable a esos deportistas ¿y esperamos que "les den en bandeja de plata unos millones"? 

Algo soltarán... pero seguramente lo harán inspirados en el espíritu del "Tiburón Gómez" aquel presidente que tuvo Cuba en la Neocolonia y del cual se decía que "se mojaba" pero también salpicaba. 

 

1 y 2 http://babalublog.com/2016/04/10/will-the-mlb-purchase-enslaved-baseball-players-from-cubas-castro-mafia/

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.