Vacuna cubana contra cólera porcino entra en nueva fase de ensayo clínico

La mayor efectividad del candidato vacunal con respecto a los empleados usualmente en Cuba radica en haberse obtenido mediante la síntesis en laboratorio de una proteína específica.


Este artículo es de hace 5 años

El cólera porcino, o peste porcina clásica, es una enfermedad altamente contagiosa, endémica de Cuba que, cuando aparece un foco, trae como consecuencia el sacrificio en masa de cerdos.

Afecta exclusivamente a los animales de la familia Suidae, conformada por cerdos domésticos, cerdos salvajes y jabalíes.

En aras de erradicarla de Cuba antes del año 2020 trabajan especialistas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de la provincia de Camagüey, donde se prepara la fase II/III de una nueva vacuna contra el cólera porcino, que en etapas previas de los ensayos ha demostrado su capacidad para cortar la transmisión de la enfermedad de forma tanto horizontal (cerdo a cerdo) como vertical (madre a hijo).

La, hasta el momento demostrada, mayor efectividad del candidato vacunal con respecto a los empleados usualmente en Cuba radica en haberse obtenido mediante la síntesis en laboratorio de una proteína específica.

En las nuevas fases de los ensayos clínicos, realizados en ambientes controlados, se pretende medir con más profundidad la eficacia de la vacuna.

Una vez que se hayan superado las fases de ensayo clínico deberá realizarse una evaluación comercial, que se efectuará “en la masa porcina del municipio especial de la Isla de la Juventud. Este paso serviría de plataforma previa de prueba antes de la emisión por parte del Laboratorio de Control Estatal del Instituto de Medicina Veterinaria de la certificación correspondiente para la extensión del candidato vacunal.

La propia planta de producción del CIGB camagüeyano será la encargada de producir la vacuna, sin embargo, serán necesarias inversiones y mejorías del proceso productivo para poder responder a las necesidades del mercado.

Según informes de la ONEI, correspondientes al año 2014, existen en la Isla dos millones de cerdos, cada uno de los cuales deberá recibir dos dosis anuales del medicamento. La planta productora, en cambio, solo tiene capacidad tecnológica para producir un millón de dosis al año.

(Imagen de Miguel Rubiera, tomada de Juventud Rebelde)

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.