Espejuelos oscuros es la selección cubana al Chicago Latino Film Festival

Este artículo es de hace 4 años

Tal vez uno de los mayores festivales de cine norteamericanos, entre los que se consagran al cine latinoamericano o a los problemas de la comunidad hispana en Estados Unidos, sea el Chicago Latino Film Festival, que se celebra anualmente en la Ciudad de los Vientos desde 1985, organizado por el International Latino Cultural Center (ILCC).

El Festival exhibe las obras de prometedores cineastas latinoamericanos con énfasis en la diversidad cultural de esta parte del mundo, y con el propósito de eludir los estereotipos impuestos respecto a los hispanos y los latinos. No concede premios, es decir, que no es competitivo, aunque existe la excepción del Audience Choice Award, determinado por el público y el Gloria Achievement Award, que reconoce personas e instituciones por su extraordinaria contribución al arte cinematográfico latinoamericano.

Durante la mayor parte de las exhibiciones, el público tiene la oportunidad de participar en discusiones con cineastas extranjeros y locales en un esfuerzo por estimular la apreciación desde un punto de vista artístico y educacional. El Chicago Latino Film Festival presenta una serie de secciones, insertadas en un programa general, como Made In USA, Women In Film, Lesbian/Gay/Bisexual/Trans (LGBT), Animación y Documental.

Este año, se exhiben por lo menos tres títulos relacionados estrechamente con Cuba. Está, por supuesto, el largometraje de ficción coproducción entre España y Cuba, Espejuelos oscuros, de Jessica Rodríguez y con guion de la autora. Según asegura el sitio web del Festival, “en su primer largometraje, Jessica Rodríguez le da un giro cubano a los cuentos clásicos de Las mil y una noches, mientras rinde un homenaje a la igualmente clásica película de Humberto Solás, Lucía”.

Más adelante aparece la sinopsis de Espejuelos oscuros: “Esperanza, una mujer ciega, vive sola en el campo. Cuando Mario, un prófugo de la justicia, irrumpe en su casa y amenaza con violarla, Esperanza lo distrae contándole tres de las decenas de cuentos que ha escrito sobre esa gente común que vale la pena recordar: todos ellos tienen un lugar en un período distinto de la historia reciente de Cuba”.

En el Festival aparece también la coproducción cubano-colombiana, Todos se van, dirigida por el ilustre realizador colombiano Sergio Cabrera (La estrategia del caracol, Golpe de estadio) que lleva a la pantalla grande la premiada novela semiautobiográfica de la poetisa y novelista cubana Wendy Guerra. Nieve, una niña cubana de 8 años, se ve involucrada en la lucha de sus padres por obtener su custodia. Eva, la madre de Nieve, es una artista que cree en la revolución sin censuras ni autoritarismo, mientras Manuel, el padre, es un dramaturgo que se sacrifica para escribir teatro panfletario en una zona remota del país.

Por último, también aparece el corto documental Boardwalk Músico, realizado entre Cuba y Canadá por Marc Serpa-Francoeur y que trata sobre un joven trombonista que toca todos los días, en el icónico Malecón de La Habana, con la esperanza de que alguien poderoso lo descubra y pueda recorrer el mundo con su música.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.