Stayler Hernández se merecía el MVP de la 55 Serie Nacional de Béisbol

Este artículo es de hace 4 años

El jardinero azul Stayler Hernández perdió el título de jugador más valioso de la 55 Serie Nacional de Béisbol, que recayó en José Adolis García, a pesar de sus números inferiores.

José Adolis García, quien clasifica hoy como el mejor prospecto del béisbol dentro de la isla, fue elegido MVP de la 55 Serie cubana de pelota, ganada por su equipo por segundo año consecutivo.

En 327 turnos oficiales, conectó 103 hits, para promedio de 315, disparó 14 cuadrangulares, 20 dobles, anotó 62 carreras y empujó 71, líder en este último departamento.

Sin embargo, solo en el bateo, José Adolis no fue el mejor de la 55 Serie Nacional.

Al menos hay dos jugadores con mejores números: Stayler Hernández, de Industriales, y Yosvani Alarcón, de Las Tunas.

El tunero fue líder en jonrones con 17 y segundo el bateo, con 371, solo por debajo del extraclase Yulieski Gourriel, quien destrozó el récord histórico de average en Series Nacionales, con formidable promedio de 500.

Por su parte, Stayler fue el hombre revelación de este año. En la mejor campaña de su existencia, el jardinero industrialista fue líder en hits, dobles, carreras anotadas y total de bases recorridas, y en otros no menos importantes que dan idea de su valor dentro de su equipo y de su estabilidad, fue primero en comparecencias al bate y veces al bate.

Además, fue segundo en triples, tercero en bases por bolas, sluggin y OPS, sexto en promedio de bases por hits y octavo en OBP, departamentos todos en los que fue superior a José Adolis.

Además, Stayler bateó para promedio de 342 y jonroneó 11 veces.

En mi opinión, fue por mucho el MVP de este año. Quizás, en la elección de José Adolis pesaron más otras cosas que no tienen que ver con el rendimiento en la Serie Nacional: su edad (es más joven), el título de su equipo (no tiene por qué influir en la elección) y su contrato con los Gigantes de Yomiuri (tampoco viene al caso).

José Adolis es un gran prospecto, pero su desarrollo no tiene por qué dañarse con títulos inmerecidos.

Lo mismo para Stayler, el grandioso renacer de su carrera debió ser premiado. Nada garantiza que él repita de nuevo el esfuerzo que hizo este año, y que fue desdeñado por quienes distribuyen los premios en el béisbol cubano.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985