Comunicado de prensa emitido por la firma Chanel

Este artículo es de hace 4 años

A continuación reproducimos el Comunicado de prensa emitido por la firma de moda Chanel, que resume el desfile de ayer martes 3 de mayo, celebrado en el Paseo del Prado (La Habana).

¿Qué bolá Coco?

El martes 3 de mayo de 2016, Karl Lagerfeld presentó en La Habana, Cuba, la colección Crucero 2016/17 de CHANEL: una histórica y traviesa revolución que perdurará en los anales del ritual primaveral de la casa CHANEL.

El desfile tuvo lugar en el Paseo del Prado, emblemática arteria de La Habana símbolo de los lazos que unen a Cuba y Francia: el Prado fue rediseñado en 1928 por un arquitecto-paisajista francés, que apostó en cada una de las esquinas de la avenida ocho espectaculares estatuas de bronce representando leones, el animal fetiche de Mademoiselle Chanel. De esta manera, CHANEL se fundió con humildad en una atmósfera predestinada.

Cuando el sol poniente coronaba de oro los leones que montaban guardia inició el desfile con un primer pasaje destacando una de las líneas maestras de la silueta crucero: lo masculino-femenino, inmensamente chic y un poco canalla. Una chaqueta masculina larga sobre pantalón ancho con doblez, zapatos doble tono, camisa con cinturón de tejido, Panama hat realizado por la Maison Michel ladeado sobre el rostro altivo de Stella Tennant.

Dentro de este espíritu de insolente modernidad, de feminidad boyish, el “vestido de debutante” a la manera de Karl Lagerfeld provocó exaltación: falda con vuelos formando capas en organza sobre bordada con motivos de hojas, en contraste con una chaqueta sobre una blusa blanca con corbata.

El hilo conductor de la colección es la magistral reinterpretación de la guayabera, la camisa tradicional cubana con bolsillos, lengüetas de hombro y pliegues planos. Karl Laguerfeld la ha nombrado con gracejo el “esmoquin cubano”.

Para el día, una blusa vaporosa, acompaña un pantalón chino enrollado; en la noche la guayabera revela su potencial de sensualidad transformándose en blusa de organza negra transparente exhibida sobre una falda “sfumato” acampanada y muy ajustada a la cintura en negro y verde pistacho.

Un desfile militar perfectamente pacífico con preciosos conjuntos de pantalón corto y chaqueta en mezclilla y tweed caqui, una parka con flecos, o una camisa de mangas cortas con bordados de fantasía por Lesage et Montex.

Con la misma energía juvenil, la misma audacia, un par de pantalones de ciclista adornados delicadamente con strass y sobrebordado de camelias como “sombras chinas”, acompañados de un top brillante de palmeras multicolores.

Increíblemente femenina y fluida, en una palabra, baile, la colección multiplica las chaquetas y los vestidos con escotes pronunciados, las faldas de tubo acampanadas liberando el movimiento en una rumba hipnótica, y los vestidos etéreos: los legendarios Buick, Oldsmobile y Cadillac sobresalen con un estampado en tonos de golosinas.

La paleta está inspirada en los colores vibrantes de las fachadas barrocas del centro histórico de la ciudad: amarillo, rosa, naranja, turquesa, verde brillante, explotando y brillando sobre los maravillosos vestidos cortos sobre bordados con lentejuelas, los vestidos-túnica en tweed sobre bordado de naranja coral.

La misma energía cromática en los vestidos bustier con lentejuelas, mangas abombadas, flecos y plumas. Los tonos tabaco y habano recuerdan la pintura de Wifredo Lam, el Picasso cubano. Los negros y blancos, son sombreados, nubosos y ahumados.

Los talleres han creado maravillas: los bordados de la “vegetación tropical” alcanzan un inmenso refinamiento: grandes hojas de Monstera Deliciosa atrapadas entre dos velos de tul para lograr un sutil efecto de relieve, un motivo de “habano” casi abstracto, loros de paraíso en un vestido largo y un bolero de crochet beige deslumbrante en su simplicidad. Y para terminar, un Panama hat, ¡salvo cuando una boina negra completamente bordada con lentejuelas evoca con irreverencia la del “comandante” Che Guevara!

En sintonía con esta colección profundamente divertida, sandalias de playa tejidas, sandalias de tacón para llevar con coquetos calcetines, mochilas en crochet, bolsas maleables con los motivos multicolores del caracol local, y, naturalmente, el bolso de malla “caja de habanos”, un guiño Cocohiba…

La noche continuó en la Plaza de la Catedral de la Habana Vieja, el corazón barroco y hedonista de la ciudad, delante de San Cristóbal, una de las más hermosas iglesias del siglo XVIII latinoamericano.

En este maravilloso escenario tropical en el que cada mueble, cada objeto decorativo fue realizado a mano por artesanos cubanos, los 600 invitados, entre los que que se encontraban las embajadoras de CHANEL Vanessa Paradis, Gisele Bündchen y Alice Dellal, el embajador de CHANEL Gaspard Ulliel, las actrices Tilda Swinton, Marine Vacth, Alma Jodorowsky, Ana de Armas y Geraldine Chaplin, la productora de música Caroline de Maigret, la modelo e ilustradora Langley Fox Hemingway y la directora Deniz Gamze Ergüven se dejaron llevar por los sonidos del Septeto Habanero, Ibeyi, Rumberos de Cuba y el DJ Hugo Méndez…

(Imagen tomada de Facebook)

Puedes seguir a CiberCuba Entretenimiento en Facebook, Instagram o Youtube.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985