Juana Bacallao cumple 91 años y afirma: “Yo me retiro cuando venga la muerte”  


Con 91 años cumplidos este 26 de mayo, la cantante Juana Bacallao , también conocida como “Juana La Cubana”, dice estar dispuesta a seguir actuando y amando a pesar de sus nueve décadas, así se destaca en un reportaje que le ha dedicado el proyecto de música cubana "Tradicionales de los 50".

Mientras la vida le sonría, “La Diosa Negra”, como también le llaman, sigue su camino por los escenarios de Cuba y del mundo.

Hoy día todavía trabaja, junto a otras destacadas figuras, en escenarios de cabarets habaneros e internacionales, y en el show “Una noche cubana en los 50”, que tiene lugar en la Sociedad Rosalía de Castro (en La Habana Vieja), como parte del proyecto "Tradicionales de los 50".

No ad for you

Muchos la consideran, todavía hoy,  “la reina de los cabarets” con su humor característico, sus pelucas de ocasión y su brillo de lentejuelas.

Yo me retiro cuando venga la muerte

ha dicho en reiteradas ocasiones, y añade:

Agarro un tambor y me pongo a cantar y sigo siendo Juana Bacallao. Yo no uso cremas, tengo mi cutis divino y vivo feliz, porque lo que tú más tienes para la salud es que aquí… no cabe la maldad.

Fue descubierta en su juventud, mientras era trabajadora doméstica, por el notable compositor, pianista, musicólogo y director de orquesta, Obdulio Morales.

A esos primeros años se ha referido como 

años muy duros sobre todo cuando a una se le mueren los padres.

Su nombre verdadero, y muy poco conocido, es Nerys Amelia Martínez Zalazar (La Habana 26 de mayo, de 1925).

En su amplia carrera se ha presentado junto a personalidades de la talla de Nat King Cole, Bola de Nieve, Celeste Mendoza, Ninón Sevilla, Cantinflas, Rita Montaner, Rosita Fornés, Omara Portuondo , Rafaela Carrá, Benny More, Chano Pozo y Elena Burke.

Ha actuado en países como Estados Unidos, Francia, México, Venezuela, República Dominicana y España.

Obdulio Morales la lanzó a la popularidad en el habanero Teatro Martí con una pegajosa guaracha que solo ella pudo interpretar con la picardía y frescura que la caracterizan. En ese teatro nació, oficialmente, "Juana la cubana".

Durante muchas décadas, Juana Bacallao reinó alejada de los circuitos de los medios de comunicación y especialmente de las disqueras, que la consideraban representante de un arte menor, de una subcultura vulgar y chabacana.

Sin embargo, al mismo tiempo que fue ignorada por algunos “Juana, la cubana” se convirtió en la estrella de los centros nocturnos y de las noches habaneras.

Hoy día protagoniza una tertulia muy especial los viernes, en el legendario Gato Tuerto, donde canta guarachas, salsas, sones, y boleros y sigue ejerciendo “la provocación” entre cubanos y extranjeros, que cazan el doble sentido de esos chistes que forman parte ya de su esencia.

En el Gato Tuerto la conoció la mismísima Beyoncé.

Yo no salgo de día porque las estrellas solo salimos de noche

ha dicho varias veces. Lo cierto es que, con sus singulares atuendos, que pueden incluir botines, sombreros o guantes blancos, Juana Bacallao triunfa y algunos hasta la adoran.

En los últimos tiempos se ha presentado ―junto a su grupo “Tiembla tierra”― en la ciudad estadounidense de Miami; también en Barcelona, en el renombrado Jamboree Jazz Club; y en el II y III Festival Internacional Ron Palma Mulata del Bolero, festivales patrocinados por la marca del mismo nombre.

 Conozco la vida, la pobreza y la riqueza. Nada me asusta

dijo en una ocasión en entrevista con la agencia de prensa AP.

Hoy cumple 91 años, llena de vida, Juana la Cubana; ya va quedando menos para la centuria.   

(Imagen de portada de cancioneros; foto: Juan Miguel Morales; imagen interior: tradicionales de los 50)

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.