Cantante Pacho Alonso inolvidable, en aniversario 88 de su natalicio


Publicado el Lunes, 22 Agosto, 2016 - 10:36 (GMT-4)


Pascasio Alonso Fajardo estudió magisterio en la Escuela Normal para Maestros de Santiago de Cuba, llegó a graduarse y hasta estuvo alternando entre la profesión de maestro y la de cantante, a principios de los años cincuenta.

Su vocación como cantante, sobre todo en el bolero, la guaracha y otros ritmos cubanos tradicionales, lo llevó a debutar en la Cadena Oriental de Radio con el nombre de Oscar Alonso. En 1946 viajó a La Habana y actuó en la emisora Mil Diez. Dos años después, fue presentado en la Revista Popular del Aire de la Cadena Oriental de Radio, acompañado por las orquestas de Pancho Portuondo y Chepín-Chovén.

En 1951, Pacho ingresó en la orquesta del saxofonista y compositor Mariano Mercerón, donde alternó con Fernando Álvarez. De esta época data también su trabajo en los coros en la banda de Benny Moré. Pero Pacho aspiraba a más, y lo merecía.

No ad for you

En 1954 fundó su primer grupo, y tres años más tarde se asentó en la capital luego de formar Los Bocucos, en el cual cantaba también Ibrahim Ferrer, posterior estrella del Buena Vista Social Club. En 1958, se presenta durante toda una semana en la televisión en El show del mediodía, pero su primer gran éxito en La Habana, en términos discográficos, se confirmó en 1959, cuando filmó con la RCA Víctor, y salieron al mercado dos boleros inolvidables: Imágenes, de Frank Domínguez, y Tú no sospechas, de Martha Valdés.

Así se iniciaron los veinte años de éxitos continuos para Pacho Alonso y sus sucesivas orquestas. Contaba con una manera particularísima de cantar el bolero y el filin, con un ritmo, fraseo y gracia muy especiales, como se percibe  en su magistral adaptación al bolero del tango Niebla del riachuelo.

En 1960, Pacho Alonso recibe un disco de oro en Medellín, Colombia, por su extraordinaria popularidad en aquel país. Al año siguiente, aparece en Cuba, con extraordinaria aceptación, su primer disco de Larga Duración Una noche en el Scheherazada, que lo convirtieron en uno de los cantantes más populares y singulares de los años sesenta en Cuba.

Pero si algo distinguió la carrera de Pacho Alonso fue su afán de renovación, como demuestra su constante empeño por renovar la música popular bailable cubana, junto a su compadre Enrique Bonne, en variantes del son a través del ritmo pilón, el simalé o el upa-upa, que inundaron los medios cubanos en los años sesenta en exitazos como Yo no quiero piedra en mi camino, Se tambalea y Que me digan feo, todos de Enrique Bonne.

Pacho Alonso brillaba como nadie en los carnavales cubanos, pues viajaba por toda la Isla actuando en vivo, sobre todo después de 1968, cuando creó la orquesta Los Pachucos, que lo acompañó hasta el final de su vida. Pacho Alonso y Los Pachucos viajaron por la Unión Soviética y Checoslovaquia (como era común en esa época), pero también actuaron en España, Italia y Francia (el Olympia de París le abrió sus puertas), y en Colombia y Panamá era considerado un ídolo.

Entre 1999 y 2000 hubo un revival de la música de este gran intérprete pues el concurso Cubadisco premió la recopilación Pacho Alonso: Las voces del siglo, donde se reúnen los mejores boleros de su repertorio. Niebla del riachuelo, Imágenes y Tú no sospechas se unen a otras maravillas como Me faltabas tú, de José Antonio Méndez; Como pienso en ti, de Roberto Puente; Persistiré, de Rubén Rodríguez; En nosotros, de Tania Castellanos; Algo contigo, de Chico Navarro, y Mejor concluir, de Juan Almeida.

(Imagen: Pacho Alonso junto a La Lupe y Benny Moré en 1961)

 

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.