"Matanzas me cago en ti", historia de un poema

Cada vez que visito la provincia Matanzas me viene el recuerdo de una espinela que empieza diciendo "Matanzas me cago en ti".

Matanzas Foto © Flickr/ Emmanuel Huybrechts

Este artículo es de hace 4 años

Cada vez que visito la provincia Matanzas me viene el recuerdo de una espinela que empieza diciendo "Matanzas me cago en ti". Y dejo claro que me gusta mucho la ciudad y la provincia entera. Sus barrios, la bahía que ofrece unas vistas espectaculares, sus museos, su cultura. Pero cuando estoy en la ciudad cuna de Tallet, Clarilda y José Jacinto, no puedo evitar que mis neuronas me reciten nuevamente la décima que dice "Matanzas me cago en ti". Para los amigos que aman a Matanzas tanto como yo, les regalo la historia, que es patrimonio matancero. Me la contó un señor llamado Pablo Pérez a quien conocí siendo el encargado de la biblioteca del convento San Juan de Letrán, en el Vedado en la década de 1980. Don Pablo tenía una cultura monumental. No había un tema del que no conociera. Había sido profesor de inglés, literatura, historia y en su juventud había vivido en Europa muchos años antes de regresar a Cuba, donde murió. Contaba Don Pablo que un poeta enamorado cuyo nombre no recuerdo hizo una espinela a la bella Matanzas que decía:

"Matanzas, te llevo en mí
junto a tu grandioso pan,
tu hermoso río San Juan
y el valle del Yumurí.
El amor que tuve aquí
no caerá en el olvido;
y pensando en lo vivido
te digo con emoción
que en ti dejo el corazón
que creí haber perdido."

Aquella décima era muy famosa a principios del siglo XX y también desde en esa época cuentan que un circo ambulante pasó recorriendo toda la antigua provincia yumurina con muy poco éxito y mucha más necesidad que resultados en la taquilla.Una madrugada, estando el circo instalado en las afueras de la ciudad, fue víctima de un grupo de bergantes que, queriendo divertirse cometieron actos de auténtico vandalismo en la carpa del circo y también con los animales. Cuenta la historia que emborracharon a uno de los monos amaestrados antes de abrir su jaula. Luego quemaron el telón que estaba enrollado fuera de la carpa y para cuando los empleados del circo llegaron a evitar males mayores, descubrieron que los bromistas habían emborrachado al león y ya atontado, lo secuestraron con fines gastronómicos. Los restos del león aparecieron al otro día en forma de fricasé cerca de un camino real. El dueño del circo al verse victima de tantos estropicios fue a quejarse a las autoridades yumurinas que simplemente le aconsejaron que se fuera de la ciudad y no molestara más. Humillado y dolido, el propietario del circo dejó Matanzas no sin antes parodiar la famosa décima dejando para la historia una nueva versión que Don Pablo me enseñó también:

"Matanzas me cago en ti
y en tu puñetero Pan,
en todo el río San Juan,
y en tu sucio Yumurí.
El hambre que pasé aquí
no la echaré en el olvido.
El mono se me ha perdido,
me han quemado hasta el telón
y al condenado león
un cabrón se lo ha comido."

De todas las veces que he visitado Matanzas son incontables las que he dedicado a preguntar a gente ligada al mundo de la cultura y también de la investigación histórica sobre el autor de ésta décima o la veracidad de la historia del circo vandalizado. Muchos habían escuchado hablar o tenían una referencia pero no sabían decirme si sucedió o simplemente es parte del imaginario popular. Si alguien de los que me lee tiene información confiable y comprobada, le ruego que colabore con su comentario. Muchos historiadores se lo agradecerán y los que nos aprendimos la décima en cuestión seguiremos recordando a Matanzas como "La Atenas de Cuba" aunque nos venga a la mente la frase inevitable de "Matanzas, me cago en ti..."

Marcos García "el hijo de Teresa".

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Yare Grau

Natural de Cuba, pero vivo en España. Estudié Comunicación Social en la Universidad de La Habana y posteriormente me gradué en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Valencia. Actualmente formo parte del equipo de CiberCuba como redactora en la sección de Entretenimiento.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Yare Grau

Natural de Cuba, pero vivo en España. Estudié Comunicación Social en la Universidad de La Habana y posteriormente me gradué en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Valencia. Actualmente formo parte del equipo de CiberCuba como redactora en la sección de Entretenimiento.