Policiaco televisivo UNO clausura con éxito su segunda temporada

Aunque todavía evidencia ciertas rémoras del realismo socialista en el tratamiento de los policías-héroes, el policiaco televisivo UNO ha logrado cautivar a buena parte de la teleaudiencia


Este artículo es de hace 4 años

Junto con el cierre de la programación televisiva de verano, en Cuba, también cierra su segunda temporada el serial televisivo UNO (Unidad Nacional Operativa) que salió al aire los miércoles, en horario estelar, y que significó, para algunos especialistas, el renacimiento del policiaco televisivo cubano ante el cierto declive del dominguero Tras la huella.

Codirigido por Roly Peña y Miguel Sosa, el primero de ellos se encargó también de la primera temporada, y ambos intentaron conferirle a la serie un lenguaje contemporáneo, dinámico, atractivo, y ciertos matices (bastante inéditos en la televisión cubana) en cuanto al tratamiento más humanizado de los agentes del orden. Y conste que, por suerte, tampoco intenta parecerse, y mucho menos copiar, clásicos como CSI.

En la inmensa mayoría de los dramatizados cubanos con tema policial, los oficiales actúan como robot de buenos sentimientos, casi santos, mártires en el empeño por conservar el orden y la seguridad. Si bien UNO conserva en líneas generales el heroísmo de los protagonistas “buenos”, se apuntan tímidamente algunos conflictos, y se comportan como seres humanos con dudas, insatisfacciones, problemas, sexo, como cualquier hijo de vecino.

Aunque pudo haberse explotado mucho más la competencia entre los protagonistas policías, y sus diferencias, y profundizar en los móviles de los criminales, como lo han hecho tantísimos policiacos que en el mundo han sido, UNO intenta apartarse del esquematismo y la obviedad propagandística de las anteriores series Móvil 8, Sector 40 o Día y Noche. En estas, los delincuentes solían ser personajes mucho más atractivos que los policías.

A pesar de los enormes problemas de producción, el escaso tiempo de ensayo, la inexperiencia en las escenas de combate, y la pirotecnia anticuada, que incluso condujo a ciertos riesgos físicos de los protagonistas Carlos Luis González y Alain Aranda, UNO logró sorprender por el aceptable realismo, el meritorio sonido directo, y ciertas dosis estimulantes de acción física, para trascender así, parcialmente, el esquema de larguísimas conversaciones e interrogatorios, predominante en los policiacos cubanos.

Según confesaron en una entrevista al programa A buena hora, de Radio Taíno, los directores Peña y Sosa, UNO hubiera sido imposible sin la asesoría del personal del MININT y el apoyo de la gente común, en las numerosas locaciones exteriores donde se ambientaba cada caso. Junto a los directores, se destaca la labor de Rafael García en la edición, Juan Antonio Leyva y Magda Rosa Galbán en la música, la fotografía e Oscar Feria y la producción general de Tony Angulo. La serie contó con cerca de 160 actores, con participaciones más o menos destacadas.

Contra todas las dificultades, los directores (también erigidos en guionistas ocasionales junto con Eduardo Vázquez, Alberto Luberta y Amilcar Salatti) jamás renunciaron a su empeño de contar historias atractivas y de hacer una televisión entretenida, con niveles aceptables de calidad, mientras se plantea, de alguna manera, un reflejo verosímil de la sociedad en que acontecen estos eventos, ciertamente ficticios, pero inspirados en casos reales de corrupción, violencia, asesinatos, robo, y muchos otros crímenes.

El próximo miércoles, UNO se retira de la pequeña pantalla cubana con un programa especial, que incluye making of, pero ya se anuncia un nuevo paquete de ocho programas para el invierno. Esperemos que los problemas de producción y la escasez de recursos permitan el regreso.

 

Puedes seguir a CiberCuba Entretenimiento en Facebook, Instagram o Youtube.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.