JetBlue por dentro

Ningún directivo de Jet Blue podría imaginar que luego de casi 20 años de creada, la aerolínea sería protagonista de un hecho histórico que la colocó en el radar de la mayoría de los  medios de difusión del mundo. 

Foto © Macrumors

Este artículo es de hace 5 años

Ningún directivo de JetBlue podría imaginar que luego de casi 20 años de creada, la aerolínea sería protagonista de un hecho histórico que la colocó en el radar de la mayoría de los  medios de difusión del mundo. 

La empresa estadunidense  será la encargada de abrir los vuelos regulares entre Cuba y Estados Unidos tras la reanudación en 2014 de las  relaciones diplomáticas interrumpidas después de 1959. 

Con este hecho, que se concretará el próximo miércoles 31 de septiembre en el Aeropuerto Internacional de Santa Clara, Abel Santamaría, la línea consiguió de golpe una excelente ráfaga de publicad que evidentemente le proporcionará jugosos beneficios en una breve escala de tiempo 

¿Pero que es JetBlue? ¿Cómo esta compañía pudo ofrecer competencia a las grandes trasnacionales aéreas y no fracasar en el intento?

Pues bien, esta línea no está ubicada en la lista de las más importantes en Estados Unidos, sin embargo cuenta con bastante popularidad y aceptación entre los pasajeros debido a una serie de reformas en su infraestructura que han venido definiéndola desde su fundación.

Un amigo cercano que hace poco viajó en dicha flota me contó sorprendido que cuando uno sube al avión la primera sorpresa llega de la mano de una aeromoza que te brinda conexión WIFI gratis a Internet y televisión en vivo. En ese momento, recuerda, tras pasar la obvia incredulidad inicial, se reclinó sobre un cómodo asiento y comenzó a disfrutar en vivo de los partidos de fútbol de la liga española. 

Después, como buen cubano, se gastó una broma. Cuando JetBlue viaje a Cuba y se enteren de que tiene WIFI gratis, veremos a los cubanos alrededor de los aviones con sus celulares tratando de conectarse a Internet, dijo y ambos nos viramos al revés de las sonoras carcajadas que retumbaron en toda la habitación. 

Pero poniéndonos serios lo cierto es que la aerolínea tiene una pantalla LCD en casa asiento que le permite a los tripulantes escoger entre 36 canales de DIRECTV (televisión por satélite) o escuchar música por alguna de las 100 emisoras de radio que ofrece, todo ello acompañado de una exquisita atención al cliente, que puede disfrutar de una atención personalizada y de una amplia gama de refrescos y alimentos ligeros durante todo el trayecto.

La idea de brindarle una experiencia única a los pasajeros nació hace casi diez años, cuando la empresa sufrió una serie de descalabros económicos de los que pudo recuperarse gracias a una campaña de marketing que situó en primer lugar la cobertura de todas las necesidades básicas de los clientes y los servicios exclusivos con los que podía contar al optar por la “experiencia JetBlue”.

Este cambio en su infraestructura le permitió resurgir de las cenizas cuando casi nadie apostaba un centavo por la compañía y atraer la atención de los viajeros hasta alcanzar bastante popularidad entre los estadounidenses, inclusive alcanzó durante 5 años consecutivos la máxima calificación en atención al cliente, otorgada por una famosa empresa dedicada a valorar el trabajo de las aerolíneas en Estados Unidos.

Cuba sería el país número 100 al que viaje JetBlue y el destino 30 en América Latina. La línea protagonizará el regreso de las aerolíneas comerciales estadounidenses a Cuba en el contexto del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países. Y sus directivos, por razones elementales, no han ocultado la emoción a raíz de su participación en este hecho cuyos provechosos resultados   aún no podrán ser valorados del todo por los líderes de JetBlue.

La directora internacional de Aeropuertos de dicha aerolínea estadounidense, Giselle Cortés acaba de ofrecer una conferencia en Cuba donde dijo sentirse “muy orgullosa” de que su empresa sea la cara de este acontecimiento histórico. 

“Estoy muy orgullosa de que mi empresa sea la primera aerolínea estadounidense que regrese a esta bella isla” señaló a periodistas cubanos al tiempo que agradeció la cooperación de las autoridades cubanas y “en especial a los trabajadores y ejecutivos del aeropuerto de Santa Clara, por la estrecha colaboración durante la preparación del recibimiento de este primer e histórico vuelo”.

Cortés tampoco pudo ocultar las intenciones evidentes de la compañía al colarse en la avanzada de la conquista del “destino Cuba”, dejando en un segundo lugar incluso a la poderosa American Airlines, que iniciaría sus viajes a la nación caribeña el próximo mes de septiembre.

“JetBlue buscará convertirse en la compañía aérea preferida en Estados Unidos para el destino Cuba”, sentenció la funcionaria estadounidense que, de paso, adelantó la visita en el primer vuelo a Cuba del director ejecutivo de la compañía, Robin Haye, junto a otros altos ejecutivos de la aerolínea.

La flota operará en Cuba con aviones  Airbús A-320 con capacidad para 150 pasajeros y el precio de los pasajes de ida costará 99 dólares con seguro medico incluido. 

Por el momento los pasajeros estadounidense que pueden viajar a Cuba, al  mantenerse en pie las restricciones del bloqueo, deben firmar una declaración jurada que atestigüe su intención de arribar en función de intercambios culturales, académicos, deportivos o religiosos, algunas de las categorías reglamentadas por el Departamento del Tesoro. 

La historia de JetBlue desde finales de la década pasada es la de una empresa en expansión que trata de ocupar todos los sectores que le permite el mercado de la aviación,  mientras ofrece sus servicios a través de inteligentes y atractivas campañas de marketing y  novedosas propuestas publicitarias, lo que, como se sabe hace siglos,  resulta indispensable para triunfar y hacerse notar en el mundo de los negocios. 

Y que no le quepa duda a nadie. Los históricos  vuelos a Cuba de JetBlue serán un enorme triunfo del que se estará hablando en esta compañía y en el mundo de la aviación comercial estadounidense durante mucho tiempo.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba