Santa y Andrés Lola Amores Eduardo Martínez Foto © www.programaibermedia.com

“Santa y Andrés” (estreno mundial en Toronto) revisa los años ochenta en Cuba

Este artículo es de hace 4 años

El domingo 11 de septiembre, a las 8:45 de la noche, en la sede de la Cinemateca de Ontario, el TIFF Bell Lightbox, sala 4, ocurrió un verdadero acontecimiento para el cine cubano más joven y menos joven: el estreno mundial de Santa y Andrés, un largometraje que revisa las relaciones entre los revolucionarios y ciertos intelectuales inconformes, en un contexto polarizado como los fueron los años ochenta.

La acción de Santa y Andrés ocurre en el campo, donde vive Andrés en una casa cuya humildad colinda con la miseria. Él es un escritor tachado de contrarrevolucionario, que ha complico condenas de cárcel por apartarse del consenso mayoritario. Es homosexual y vive de fabricar confituras, mientras intenta sacar del país un nuevo libro.

Ocurre un cónclave internacional, y para impedir que Andrés pueda hacer declaraciones en contra de la Revolución, o enviar su libro a publicar fuera de Cuba, envían a Santa, una paisana del lugar, sencilla y ruda, a vigilarlo durante tres días. Poco a poco, ambos descubren que están separados por barreras artificiales, de ideas inflexibles, que solo contribuyen a limitarlos y empequeñecerlos como seres humanos.

La película describe, a veces con un ritmo innecesariamente contemplativo, y desde diálogos ocasionalmente muy literarios, el descubrimiento de Santa de la posibilidad pensar de otra manera, o por lo menos, de tolerar que el otro, el coterráneo y prójimo, piense en términos de política como mejor le parezca. Los dos protagonistas desarrollan una extraña, y conmovedora amistad, por más que casi todo contribuya a separarlos.

Es una película hecha desde el dolor, la conmiseración y la valentía que conlleva asumir nuestros errores, afrentas y oprobios. Y sobre todo, lleva al espectador de la mano a que comparta la emoción, y la tristeza purificadora, que provoca ciertas escenas bastante perturbadoras.

Habrá que cruzar los dedos porque en Cuba se reconozca que necesitábamos una película como esta, y la precisábamos del mismo modo que es importante promover la verdad y la comprensión. Los dos protagonistas, Lola Amores y Eduardo Martínez, ambos con una extensa y poderosa carrera teatral, están simplemente inmensos.

Carlos Lechuga es egresado en la especialidad de guion de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños, debutó en el largometraje de ficción con Melaza, que también se ambientaba en las zonas rurales y tenía como tema la parálisis de tanta y tantas familias campesinas luego de la debacle de la industria azucarera en los años noventa.

Santa y Andrés es uno de los proyectos más importantes de la productora independiente Quinta Avenida, vinculada a la realización de filmes tan elogiados y populares como Juan de los Muertos (Alejandro Brugués) y la mencionada Melaza. La misma productora está desarrollando un tercer largometraje de Lechuga, que se titula Habana: territorio vampiro, y cuenta una historia típica de engendros chupasangres en medio del anuncio del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Además del próximo filme de Lechuga, es decir, Habana: territorio vampiro, Quinta Avenida está enfrascada en la producción de la comedia de ciencia ficción El viaje extraordinario de Celeste García, del guionista y realizador Arturo Infante, muy reconocido por su anterior corto Utopía, àcido sarcasmo sobre las lagunas de la Universidad para todos.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.