Yipsi Moreno Foto © Cubadebate/Ismael Francisco

Yipsi Moreno: "Un incentivo que siempre tuve fue el compañerismo que primó en nuestra generación"

Este artículo es de hace 4 años

Sin lugar a dudas, cuando se hable de atleta carismática, corajuda, emblemática del deporte cubano, el nombre de la camagüeyana Yipsi Moreno ocupará un sitial principal

La Furia de Agramonte, como la bauticé tras observar su inigualable forma de lanzar el martillo, se encuentra retirada del deporte activo desde el año 2013 aunque, en pleno proceso de desentrenamiento compitió en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, México, en 2014 ganando la medalla de oro en un inolvidable sexto envío.

Foto: Cubasi

Yipsi mantiene una, al decir de ella misma, “muy linda relación de 19 años con su esposo Abdel Murguia."

Foto: Cortesía de Yipsi Moreno

“Nos conocimos cuando entré al equipo nacional juvenil; éramos compañeros de equipo, empezamos como buenos amigos. Siempre me aconsejaba mucho pues era muy maduro, disciplinado y entre una cosa y otra se empezó a interesar por mí y yo por él ¡Jajajaja!. Él desempeñó un papel muy importante en mi carrera pues después, cuando él no pudo continuar lanzando martillo por lesiones en las rodillas, se dedicó como parte de su trabajo como fisioterapeuta a apoyarme incondicionalmente, es así que fue él quien me ayudó a recuperarme después del parto para incorporarme a lanzar.

“Precisamente, Abdelito vino en un período en el cual los entrenamientos comenzaban a desmotivar a la gran deportista.

“El nacimiento de mi nené me hizo recobrar esa furia con la que lanzaba el implemento. El pensar que el niño podía ver a su mamá ganar medallas en Juegos Olímpicos y Campeonatos del Mundo fue mi mayor apoyo emocional para regresar al círculo del martillo después de parir. Aquí comienza a representar un importantísimo rol el apoyo de mi mamá.

“Otro incentivo que siempre tuve fue el compañerismo que primó en nuestra generación. Desde mi primera incursión en los Olímpicos de Sydney allá en el muy lejano ya 2000, cuando rocé el podio siendo muy jovencita, hasta el momento de mi retiro, éramos una familia. Las jabalinistas Osleydis Menéndez, para mí la más portentosa de nuestras atletas, y Xiomara Rivero, los triplistas El Chipa Quesada, Joelito, Urrutia, el Príncipe de las Alturas Javier Sotomayor, el multicampeón Iván Pedroso y por supuesto, mi hermana de tantas batallas, Yarelis Barrios. Éramos una.

Foto: Cortesía de Yipsi Moreno

Yarelis es mi hermana. Siempre dándome ánimos, apoyándome con mi niño, me daba fuerzas cuando lo extrañaba. Ahora soy yo quien la asiste en los momentos tan difíciles que atraviesa, pues yo que la conozco de siempre, la he visto luchar con esfuerzo y sacrificio para lograr cada resultado.

Por cierto Julita, pon ahí en tu entrevista, que yo no la creo capaz de hacer lo que le imputan: ni doparse ni mucho menos vender su medalla.”

Y claro que en la exitosa carrera de Yipsi, que incluye, entre otros grandes lauros, tres coronas mundiales y dos subtítulos olímpicos, la destacada atleta no obvia a su entrenador Eladio Hernández, quien siempre adaptó la preparación a los cambios que iba sufriendo su pupila al pasar los años, sobre todo después de tener al pequeño Abdel.

“El Mundial de Edmonton en el 2001 y la medalla de plata en Beijing son los momentos más memorables. En la cita canadiense por vez primera mi himno se dejó escuchar por mí en un estadio en una competencia del máximo nivel. En la capital asiática, porque ese año 2008 yo había atravesado por muchas lesiones y, mira, logré el segundo escaño.

El Mundial de Edmonton en el 2001 y la medalla de plata en Beijing son los momentos más memorables

“Y otra cosa que no puedo dejar de decir es mi muy cercana y cordial relación con el resto de las martillistas del máximo nivel mundial. Nos llevábamos muy bien, nos dábamos ánimos. La excepción era la rusa Olga Kosemkova, quien tiene un carácter muy suyo y nada tenía que ver con el resto de las competidoras.”

Foto: Cortesía de Yipsi Moreno

Ver a la Moreno en su casa es ver una verdadera señora en una casa de muñecas. Adornada con buen gusto, nada falta en la felicidad de la camagüeyana.

“En estos momentos me encuentro en otro momento de mi vida: sigo estudiando, participo en seminarios, cuido de mi hijo; sobre todo ahora que mi esposo se halla trabajando como fisioterapeuta en Trinidad y Tobago con atletas de alto rendimiento de aquella nación, algo muy difícil para los dos que hemos formado una pareja longeva y feliz.”

Así es Yipsi Moreno, la espectacular Furia de Agramonte que aún no tiene relevo en la selección cubana de atletismo, y es que como ella, buena atleta, amiga, madre, hija y esposa, va a ser muy difícil que surja otra.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos