Foto © Opiniondeportiva

Mánager de los Astros: “Estoy bien impresionado con Yulieski"

Este artículo es de hace 4 años

A. J. Hinch, el mánager de los Astros de Houston, hizo pública la sorpresa que le ha causado la facilidad con que el cubano Yulieski Gurriel ha transitado por su primer mes en la MLB.

A pesar de su calidad, muchos en Cuba se preguntaban si Yulieski Gurriel podría triunfar en la MLB. Considerado el mejor pelotero entre los que jugaban en la Serie Nacional, Yulieski provocaba dudas que no tenían que ver tanto con su calidad como pelotero, como con su comportamiento en el terreno, aparentemente desintegrado.

Yulieski se ve como una isla en un juego de pelota. La expresión de su rostro a veces transmite apatía y desinterés. A veces simplemente no transmite nada. Los aficionados quieren ver emoción en el rostro de los jugadores. ¿Cómo explicarse que un pelotero esté dispuesto a dejar la piel en el terreno cuando su rostro parece decir otra cosa? Pero eso no deja de ser apariencia, y en su interior puede que se esconda un pelotero tan integrado a la causa de su equipo como cualquier otro.

También se le criticaba por lo poco oportuno que era como bateador. No es que fuera inoportuno, sino que muchas veces sus batazos no decidían partidos, ni ponían a su equipo delante en juegos cerrados, ni conseguían empates, etcétera. Aun cuando eso fuera así, en cualquier caso sus batazos y sus jugadas servían de base para que otros decidieran. ¿No es esa la función, por ejemplo, del primero o el segundo bate de un equipo de pelota? Si Yulieski no fuera tan jonronero sería el segundo bate perfecto, y nadie lo criticaría.

Quizás por eso en sus últimos choques con los Astros de Houston Yulieski ha sido movido al segundo turno, una posición que le queda chiquita como bateador de fuerza que es, pero que le queda perfecta como bateador muy productivo, que es también.

Con un mes cubierto en la MLB, Yulieski no solo le ha demostrado a los aficionados que puede tener éxito en Grandes Ligas, como cualquier jugador de calidad.

También lo piensa A. J. Hinch, el mánager de Houston: “Estoy bien impresionado con Yulieski en bastantes niveles. No le atemoriza la competencia. Ha estado bajo el foco de atención por 15 años internacionalmente como uno de los mejores peloteros en Cuba”, dijo en entrevista realizada para el sitio de la MLB.

“Su transición fácil a las Grandes Ligas”, añade, Hinch “la ha logrado gracias a su estrategia y su consistencia. Juega tranquilo. Como un veterano, conoce sus puntos fuertes y sabe aprovecharlos”.

Aunque la adaptación parezca fácil, no lo ha sido para Yulieski, quien ve este béisbol como “algo bien diferente. Hay que hacer el ajuste bien grande y bien rápido. Llevaba mucho tiempo sin jugar, desde febrero. En muy poco tiempo he tenido que hacer varios ajustes. Es una pelota bien difícil”, dijo el segundo hijo de Lourdes Gourriel, otros de los grandes bateadores que ha dado la pelota cubana.

Los ajustes no han sido solo a la ofensiva. En ese béisbol es común que los peloteros tengan que saltar de una posición a otra, y lo peor, hacerlo bajo presión de tiempo. “Venir a jugar a las Grandes Ligas en primera base o el jardín izquierdo es mucha más presión. No podía cortar la preocupación de no cometer un error, de no hacerlo lo mejor posible”.

Para Hinch, esa presión es ineludible, y lejos de evitársela a Yulieski, la ha provocado. Más allá de que su posición natural esté o no ocupada, un jugador que es capaz de rendir en esas condiciones de presión sin perder el ritmo es un jugador en el que se puede confiar. “Lo hemos movido por todas partes y todavía no le he visto lucir incómodo en el diamante. Cuando lo puse en el bosque izquierdo, se adaptó, así como cuando lo coloqué en primera. Ahora defiende la tercera, más natural para él”.

Yulieski tampoco se siente desintegrado en su nuevo equipo, donde rápidamente se ha alineado con el deseo común de clasificar. “Es muy emocionante, porque cada día se siente más el rigor y el deseo de los muchachos de dar el máximo y obtener la victoria por llegar a ese tan ansiado wild card que el año pasado pudieron lograr. Vamos a estar luchando hasta el final”.

Igualmente impresionado con el espirituano se ha mostrado Jeff Luhnow, el gerente general de los Astros. “Estar de repente en las Grandes Ligas al fin de la temporada con un equipo que está compitiendo para ir a la postemporada es un poquito difícil”, aseguró.

Pero “se ajustó inmediatamente. En su primer turno, dio un hit. Se ve bastante calmado. Creo que es por la experiencia que él tiene jugando en ese nivel tan alto internacionalmente. No se le ven los nervios. La consistencia con los turnos que él está tomando es para mí lo más impresionante. Jamás está estirando para darle a una bola en el piso. Al mismo tiempo, está listo por si viene una recta a 96 millas por hora. Se nota que se ha enfrentado contra todo tipo de lanzadores”.

En cuanto a la posición que en definitiva ocupará Yulieski en los Astros, Luhnow no lo tiene decidido. “Depende de otras firmas o cambios que posiblemente vamos a hacer después de la temporada. Ahorita los huecos para el año que entra son en primera base y posiblemente una posición en el outfield.

Que Yulieski juegue en tercera dependerá también de cómo regrese el novato Alex Bregman, actualmente lesionado. “Tenemos dos que pueden jugar en tercera base y uno se tiene que mover a otra posición”, dijo Luhnow.

El Yuli, como lo conocen ya en la Gran Carpa, “puede jugar tercera base y lo hemos visto las últimas dos semanas en particular porque Bregman no está jugando. Defensivamente está por encima del promedio en las Grandes Ligas”, concluyó el gerente de los Astros refiriéndose al cubano.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985