Autoridades de la Florida entre dos fuegos: derrames tóxicos y el Zika Foto © Holaciudad.com

Autoridades de la Florida entre dos fuegos: derrames tóxicos y el Zika

Este artículo es de hace 4 años

Miami, 26 sep (EFEUSA).- Tras el derrame tóxico vertido en el manto acuífero de la Florida, y ante los crecientes brotes de Zika, el gobernador de ese estado, Rick Scott, ha tenido que tomar numerosas medidas en lo que va de las últimas semanas. Lo único que le falta, comentaba hoy un residente en Miami Beach, es que llegue un huracán por el este de la península.

Y es que si lo del Zika ya representaba un peligro de salud grande para el llamado Estado del Sol, el derrame tóxico que se descubrió vertía sobre el manto acuífero del estado, ha puesto en tela de juicio la supuesta "lucha" que como nación emprende los Estados Unidos por no causar daños al medio ambiente.

Scott emitió hoy una orden de emergencia que obliga a las autoridades medioambientales a hacer pública cualquier contaminación 24 horas después de producirse, a raíz de un derrame de tóxicos registrado en el mayor acuífero del estado.

La orden gubernamental requiere al Departamento de Protección Medioambiental de Florida (DEP) la redacción de nuevas reglas y directrices relativas a la notificación de incidentes por contaminación.

"No tiene sentido que el público no sea inmediatamente notificado cuando se registran casos de contaminación; por eso he emitido una orden de emergencia" al DEP para que "notifique al público en las 24 horas posteriores al incidente", indicó Scott en un comunicado.

El gobernador apuntó que se trata de una petición de "sentido común que nuestros residentes se merecen".

La semana pasada vecinos de una planta de fosfato del estado se unieron en una demanda federal contra una empresa por la contaminación del mayor acuífero de Florida, tras un desplome de desechos que ocasionó la filtración de productos tóxicos.

La demanda colectiva, a la que tuvo acceso Efe, responsabiliza a la planta de fertilizantes Mosaic de los vertidos contaminantes y la acusa de negligencia a la hora de informar al público de los riesgos debido al socavón que fue descubierto el pasado 27 de agosto en el condado de Polk, en el centro de Florida.

La orden del gobernador sobre notificación inmediata de casos de contaminación fue dirigida a todas las "autoridades responsables de ciudades, condados o negocios del estado".

El legislador de Florida Darren Soto cuestionó el miércoles pasado sobre los al menos 215 millones de galones de agua contaminada que fueron a parar al acuífero que surte de agua potable a la mayoría de los habitantes de Florida cuando se abrió un socavón de por lo menos 13,7 metros de diámetro (45 pies).

Entre los tóxicos vertidos figuran el "fosfoyeso", que contiene bajos niveles de uranio radioactivo y radio, y metales tóxicos como el plomo.

El acuífero de Florida se extiende por todo el estado y llega incluso a Alabama y Georgia y está constituido por una serie de rocas porosas subterráneas que mantienen y transportan tanto agua dulce como salada. 

Por otra parte, el brote de zika de transmisión local detectado en Florida en julio pasado, el único que existe por ahora en el territorio continental de EE.UU., ha superado el centenar de casos, de acuerdo con el Departamento de Salud del estado.

Según un boletín difundido hoy, ya son 105 las personas que se han contagiado la enfermedad vírica en Florida y otras 689 las que se enfermaron de zika en viajes al extranjero.

Aparte hay 90 casos de mujeres embarazadas, el grupo que más preocupación despierta, pues el virus de esta enfermedad originaria de África se transmite de la madre al feto y el hijo puede nacer con macrocefalia, otras malformaciones y trastornos neurológicos.

El zika se transmite también por las picaduras del mosquito Aedes aegypti y de persona a persona por vía sexual.

El Departamento de Salud de Florida considera que en la actualidad el único foco de transmisión activa por picaduras de mosquito se localiza en Miami Beach.

De los últimos 10 casos contabilizados, uno corresponde a una persona que reside en Palm Beach, al norte de Miami, cinco a residentes en el condado de Miami-Dade y uno vive en Miami Beach.

Otros tres casos confirmados ahora están relacionados con el foco que estuvo activo en el barrio de Wynwood, en Miami, que fue el primero detectado y que, según la autoridades de salud, está ya inactivo.

Para combatir el brote de zika autóctono las autoridades están fumigando con insecticidas desde tierra y desde el aire los posibles nidos de mosquitos y mantienen un control casa por casa en las zonas afectadas y otras para detectar posibles casos.

Este domingo el alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, informó de que las autoridades estatales pidieron que se mantuviera en reserva la ubicación de las trampas en donde fueron hallados los mosquitos que dieron positivo en las pruebas de detección de zika.

El alcalde de Miami-Dade precisó que el pedido de "confidencialidad" por parte del Departamento de Salud respecto a la ubicación de esas trampas tenía por finalidad "proteger la privacidad de los residentes" de esas áreas.

La oficina del gobernador de Florida, Rick Scott, informó la semana pasada del desembolso de 25 millones de dólares del presupuesto estatal para investigar y desarrollar una vacuna contra el virus del Zika.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.