Cubano "salva" su más preciado tesoro: su colección de más de 5000 libros Foto © Arnoldo Fernández/Facebook

Cubano "salva" de Matthew su más preciado tesoro: su colección de más de 5000 libros

Este artículo es de hace 4 años

Algunos dirán que después de poner a resguardo la vida ante una contingencia meteorológica, lo más importante es salvar la mascota de la casa, el refrigerador, el televisor, un play station... un viejo cuadro.

Otros prefieren salvar valiosos muebles, colchones.

Pero los hay que prefieren salvar libros. Sus libros.

Ese es el caso de Arnoldo Fernández Verdecia, ciudadano de Contramaestre en la provincia de Santiago de Cuba; un hombre que se define en su blog, Caracol de Agua, como "Profesor, Escritor y Periodista. Máster en Ciencias Sociales y Pensamiento Martiano," pero quienes le conocen asegura que es "algo más que eso."

Arnoldo es de los "primeros blogueros cubanos" que se enfrentó como Quijote a quienes vieron en su labor de "bloguero" un mal que había que extirpar de raíz.

Hombre valiente, un individuo preparado ante la vida y los golpes que esta propina, humildemente agradece a quienes han puesto su más sagrado tesoro - su colección de libros - a buen resguardo.

Sin apenas tiempo, dedica unas palabras en su blog, Caracol de Agua, que valiera solo el exergo, para agradecerle el gesto de salvar tan preciados tesoros.

Blog Caracol de Agua

                   "Quijote replicaría que la salvación de los hombres está en los libros en formato de papel, los más viejos por cierto, esos que despiertan la soberbia de embajadores y gobernantes."

Muchos creyeron que al llegar Internet el libro en formato de papel quedaría en el olvido. Incluso la muerte del pergamino parecía inminente cuando se supo la existencia de millares de textos en formato electrónico. ¿Qué pensaría Don Quijote de la Mancha si escuchara esas hilaridades?

Tendría el mérito de ponerlo en duda, pues para él siempre existirán adictos a las novelas, cuentos y poesías sobre personas y hechos reales o de ficción.

Recordaría que el pasaporte a la libertad lo tienen los libros en formato de papel, sobre todo los que están vedados a los seres comunes, atrapados en los silencios de lo cotidiano, sin herramientas analíticas para explicarse el universo en que viven.

Replicaría que la salvación de los hombres está en los libros en formato de papel, los más viejos por cierto, esos que despiertan la soberbia de embajadores y gobernantes, y siembran manantiales en la conciencia del más común de los mortales.

Precisaría que en algunas aldeas no llegan los hilos de Internet, así que los libros físicos reinarán en ellas por muchos siglos. Es cierto que la noticia de su publicación demora, pero para muchos nativos, eso forma parte del mágico encanto de apreciar un libro en vidrieras, y más, si el autor se encuentra entre ellos.

Objetaría que a pesar de Internet, el placer de leer nunca morirá. Yo también comparto su criterio y diría más: Sin los libros, a la vieja usanza, la humanidad no tiene esperanza de emanciparse.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985