daños huracán matthew cuba Foto © Cubadebate

Cuba continúa alerta tras el paso del huracán Matthew

Este artículo es de hace 4 años

El huracán Matthew, de categoría 4 y el más violento de los que ha azotado el Caribe en la última década, descargó su furia sobre Cuba ayer martes.

Tras su paso por Haití el huracán sufrió un giró lo que ocasionó que su entrada a Cuba fuera por el punto donde menos daño podría haber hecho. Entró en la isla por Punta Galeta, en el extremo suroriental del país, con fuertes lluvias y vientos sostenidos de 240 kilómetros por hora.

El huracán ya ha abandonado la isla y se dirige hacia Bahamas y Florida. Sin embargo, el Consejo de Defensa Provincial, encabezado por Federico Hernández Hernández, ha señalado que, aún cuando este miércoles Matthew se aleje de Cuba, hay que permanecer alertas y seguir cumpliendo las indicaciones dadas por las autoridades.

De momento, el huracán no ha dejado víctimas mortales a su paso por Cuba pese a que los daños materiales causados por el violento fenómeno meteorológico han sido cuantiosos.

Los municipios costeros del este cubano, entre ellos el municipio de Moa, han sufrido penetraciones de mar que obligaron a la evacuación de más 10.000 personas. En total, en la provincia de Holguín, más de 265.000 holguineros han sido evacuados de sus hogares hacia sitios más seguros, la mayoría de ellos en casas de vecinos, familiares o amistades.

Entre los evacuados alrededor de 4.000 turistas han sido trasladados a instalaciones hoteleras más seguras en la provincia de Villa Clara.

Uno de los territorios más afectados del país fue la provincia de Guántanamo y en concreto el pueblo de Baracoa, un enclave de alto valor histórico y turístico en Cuba.

Varios pueblos cercanos también quedaron incomunicados, bien por las lluvias bien por las marejadas del ciclón. Algunas de las principales rutas por carretera hacia Guantánamo quedaron cortadas y también se registraron daños en las redes eléctrica y de fibra óptica.

Tras el paso de Matthew merece especial atención la provincia de Granma ya que por sus numerosas zonas bajas es allí donde escurren aguas de otras provincias. Además, posee también montañas donde suelen concentrarse intensas lluvias y pueden producirse deslizamientos de tierra.

Por su parte, la provincia de Camagüey fue testigo ayer de intensas lluvias asociadas a Matthew que escurrirán hacia el sur a través de los afluentes que atraviesan la ciudad agramontina.

El presidente del Consejo de Defensa Provincial en este territorio, Jorge Luis Tapia Fonseca, comunicó ayer que se han tomado ya medidas para evitar inundaciones en comunidades como las de las comunidades de Camalote y Santa Lucía, en Nuevitas, y varios pueblos de Sierra de Cubitas y Esmeralda.

En la vecina provincia de Las Tunas comenzaba a llover intermitentemente en todos los municipios del territorio. Hasta allí se desplazaron casi un millar de toneladas de arroz, pertenecientes a Santiago de Cuba para ser protegidos en almacenes de estas provincias.

En la provincia de Ciego de Ávila 1.027 turistas y 174 trabajadores tuvieron que ser evacuados. También se tomaron medidas en los municipios norteños Bolivia, Chambas y Morón, con especial atención al poblado de Punta Alegre. La clínica Internacional de Cayo Coco se mudó para el hotel Blaus Colonial. Hacia ese lugar también se llevó una unidad quirúrgica.

En la provincia de Sancti Spíritus también se tomaron las correspondientes precauciones ante los posibles riesgos asociados a las lluvias y penetraciones del mar. Más de 600 personas residentes en esta provincia tuvieron que dejar sus casas buscando lugares más seguros. Entre ellos 40 estudiantes del centro mixtos Raúl Ferrer retornaron a sus hogares.

En este territorio también se ha trabajado también para recolectar los cultivos en cosecha para evitar su pérdida a causa de Matthew y se han trasladado también a lugares seguros más de 4.000 cabezas de ganado. Como dato positivo asociado al huracán es destacable que la presa Aridane, una de las principales reservas hidráulicas de este territorio, ronda un 30% ya de su capacidad total.

Siguiendo hacia el norte, en la provincia de Villa Clara, desde primeras horas de la tarde de ayer martes 7.000 personas residentes en las zonas costeras como son Corralillo, Quemado de Güines, Sagua la Grande, Encrucijada, Camajuaní, Remedios y Caibarién fueron trasladadas a lugares seguros para evitar riesgos derivados de la intensa lluvia y las penetraciones del mar. También se tomaron precauciones con los turistas y las instalaciones.

En esta provincia se espera la intensificación de las lluvias a partir de hoy miércoles por lo que conviene continuar extremando las precauciones.

Después del paso de Matthew es ahora el momento para evaluar los daños y tomar acciones y medidas para recuperar lo antes posible la normalidad en los territorios afectados.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985