René Navarro: "La narración en C Foto © René Navarro/Facebook

René Navarro: "La narración en Cuba no está en su mejor momento"

Este artículo es de hace 4 años

Considerado por muchos no solo un maestro en la locución deportiva, sino uno de sus más grandes exponentes de todos los tiempos, René Navarro, el hombre que le dió más voz y más vida a tantos deportes y deportistas en Cuba, confiesa que la narración cubana "no atraviesa un buen momento".

El hombre del "balón que sube, balón que baja" cada vez que narraba los partidos de "las espectaculares morenas del Caribe" (y aquellos otros de la selección masculina cubana de voley), el hombre que definía a cada deportista cubano como "de Cuba y para el Mundo", tiene muchas historias que contar, tal como si fuera "un rompecorazones del volley".

En un reciente número de la Revista Play Off Magazine, Navarro nos cuenta como fue que "decidió retirarse" siendo aún joven: "Yo lo tenía decidido (...) el sistema de trabajo era difícil y la interrelación con los compañeros se volvió complicada."

(...) El deporte cubano empezaba a declinar, los resultados de Cuba no eran los mismos. Y yo, al menos, tuve la oportunidad de cubrir como narrador deportivo una era brillante del deporte antillano.

A pesar de su retiro de la TV cubana, Navarro se ha mantenido en activo.

Trabaja "como comentarista en un programa deportivo del canal Cubavisión Internacional" y en las dos últimas olimpíadas, formó parte "de la Organización Internacional Olímpica de Televisión"

(...) en Río de Janeiro trabajé para la cadena televisiva Claro Sports, radicada en México, pero que transmite para muchos países de Latinoamérica. En la cita brasileña narré el voleibol de playa desde la misma instalación situada en Copacabana (...)

¿Cómo hablar de los resultados del deporte cubano, especialmente del volleyball y del atletismo cubano sin hablar de René Navarro? ¡Es imposible!

Gran conocedor del deporte, especialmente del baloncesto del cual fue atleta y entrenador, fue además comentarista de beisbol, deporte al cual le supo imponer más que voz, sus conocimientos aprendidos de cuando fue estadístico y anotador.

Por ello, es que su estilo es inconfundible, porque no solo era un voz que "narraba" sino una voz que desde el conocimiento "enseñaba al oyente".

Del momento actual que vive el volleybal cubano y el movimiento deportivo cubano en general, expresa:

Hoy, lamentablemente, esa disciplina está en un mal momento. Súmale a la pérdida constante de jugadores las carencias que existen en la enseñanza de la base. En nuestros actuales equipos juveniles y de mayores se notan las deficiencias en el aprendizaje de los fundamentos. Esto abarca todos los deportes, no solo el voleibol. Igualmente, las captaciones de las escuelas deportivas han dejado de ser selectivas para convertirse en masivas. Es un bache en el que estamos ahora y ojalá podamos salir en el futuro.

En otros momentos de la entrevista, Navarro se desgarra:

"Yo escucho hablar de contrataciones en el exterior y, salvo en contados casos, como el béisbol, yo me pregunto: ¿para qué ligas o clubes serios han contratado a los jugadores cubanos? Primeramente, si el deporte de adentro no tiene buenos campeonatos, rigurosos torneos con todas las condiciones debidas, no vamos a ir hacia adelante."

El deporte cubano, en términos generales –y no es un secreto para nadie-, ha descendido enormemente por distintas situaciones: falta de recurso, mal estado de instalaciones deportivas, problemas económicos…, etc. Para hacer deporte se necesita dinero. Si no hay recursos difícilmente se pueda organizar una buena competencia deportiva.

Generalmente, el estado o gobierno de ningún país asume la totalidad de los gastos deportivos, a excepción de Cuba, que lo realiza a través del Instituto Nacional de Deporte y Recreación (INDER). Muchas veces, el presupuesto que se asigna a las actividades deportivas en el país no satisface las necesidades o está mal empleado.

"Yo escucho hablar de roce internacional, pero hay que ver cómo se invierte el dinero. Por ejemplo: nuestros voleibolistas de playa nos representaron magníficamente en Río y nunca han recibido capital para participar en un evento importante más allá del área centroamericana (...) Hay que investigar y hacer un estudio del deporte cubano por dentro. Nuestras competencias internas no responden al máximo nivel. Por eso repito, lo que hacemos dentro del país repercute en lo que llevamos después al exterior. En los Juegos Olímpicos llevamos más de 40 atletas en el deporte rey: el atletismo. Sin embargo, sabíamos desde Cuba que en ese grupo teníamos contadísimas figuras que iban a dar la talla. Yo me pregunto: ¿a qué obedece ello?, ¿por qué inflamos el grupo de atletas?, ¿lo hicimos para llevar más acompañantes, entrenadores, médicos o directivos?"

Su concepto de la narración, su estilo y voz, no son de estos tiempos.

O digámoslo de otra manera: "los narradores deportivos de hoy, han equivocado el camino de la narración"

"La narración en Cuba no está en su mejor momento, pero tampoco en el peor. Lo que se hace actualmente a veces me agrada muchísimo, pero otras no tanto. No me gustan los narradores planos, que narran un jonrón igual que un roletazo al campo corto; a veces falta esa diferenciación."

Tampoco me gusta algo que considero una falta de ética: hablar constantemente del arbitraje o de cómo cree que debe ser la táctica del entrenador. Yo me pregunto: ¿somos narradores, entrenadores o árbitros? Creo que debe existir una distancia que hay que respetar a la hora de referirse a esas figuras, porque si no estamos conspirando en la construcción de un estado de opinión desfavorable hacia ellos.

Con información de la Revista Play Off Magazine. Artículo completo aquí

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985