Foto © AbsolutViajes

Controles para evitar prostitución, venta de drogas o lavado de dinero en paladares

Este artículo es de hace 4 años

Fueron necesarias declaraciones de medios independientes y agencias de prensa extranjeras para que autoridades y medios de comunicación oficial cubanos se pronunciasen públicamente sobre la decisión de no otorgar más licencias para nuevas paladares en La Habana.

Ante el revuelo levantado, la incertidumbre y malestar entre los cuentapropistas cubanos y los rumores de que junto con la detención de las nuevas licencias se retirarían las vigentes; las autoridades cubanas han salido a poner un poco de luz tanto sobre las razones para el no otorgamiento de nuevas como para el recrudecimiento de los controles en los locales.

Sobre el asunto se ha pronunciado este jueves 20 la subdirectora del Granma Karina Marrón en un artículo titulado “Éxito, pero con orden”.

En el texto se aclara primeramente que las autoridades del ramo no persigue con estas regulaciones cerrar los negocios sino regular el buen ejercicio de sus funciones.

Como causa principal para llevar a cabo las auditorías e inspecciones a paladares se esgrime comprobar, por tanto, que no se incurra en violaciones de las regulaciones para la actividad de los restaurantes, dispuestas en febrero de 2015 en el acuerdo 21 del CAP.

Se añade además, que entre el pasado mes de septiembre y principios de octubre 129 dueños de restaurantes o cafeterías habaneras -de los 135 citados- sostuvieron reuniones con la vicepresidenta en fun­ciones del Consejo de Administración Provincial (CAP), Isabel Hamze Ruiz y con funcionarios de los gobiernos locales, la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), y las direcciones de Trabajo y Seguridad Social.

En estos encuentros fueron informados sobre “tendencias negativas”, “males” o “aspectos que enturbian el orden y buen desempeño del trabajo por cuenta propia” y que han llevado a no conceder más licencias en tanto se constante el buen funcionamiento de los ya existentes.

Dentro de las irregularidades comentadas en esas sesiones se encuentran:

  • No respeto a la hora estipulada de cierre, fijada en las 3:00 a.m
  • Contratación inadecuada de artistas: de forma personal y no a través de la agencia a la cual pertenecen, como está establecido
  • Relacionadas con el parqueo de autos
  • Adquisición de mercancías ilícitas, contrabando y delito de receptación. En este caso en particular, la propia vicepresidenta en fun­ciones del Consejo de Administración Provincial (CAP) Isabel Hamze Ruiz acotó que la inexistencia de una red de distribución mayorista no es razón para incurrir en este tipo de violaciones
  • Expendio de drogas, ejercicio del proxenetismo y la prostitución en los locales
  • Utilización para inversiones de capital de dudosa procedencia, “pues se corre el riesgo de incurrir en el lavado de dinero, algo que también constituye una violación de las leyes”
  • Ausencia de contrato laboral a empleados (violación de Ley 116) o contratación de personas sin licencia para ejercer el trabajo por cuenta propia (TCP)
  • Compra-venta fraudulenta de viviendas
  • Realización de ruidos molestos para el vecindario en que se ubica el local
  • Importación de mercancías con fines comerciales, no está aprobada por la Aduana General de la República
  • Exceder el alcance de las actividades para las cuales fue concedida la licencia: funcionamiento como bar o discoteca de locales autorizados a hacer de cafeterías o restaurantes
  • Evasión fiscal , retrasos en el pago de impuestos y subdeclaración.

Tras haberse efectuado estas jornadas informativas y haber llamado la atención sobre las violaciones en las que no podía incurrirse; fueron inspeccionados desde el 11 de octubre 32 locales, se interpusieron multas menores y se propuso el cierre de uno de ellos por exceder las funciones permitidas al concedérsele la licencia operativa.

Para la vicepresidenta del CAP, con estas medidas solo se pretende, en suma, velar por el cumplimiento de las normativas vigentes y el buen ejercicio del trabajo por cuenta propia, que ya cuenta en la capital con 150 mil trabajadores en 201 actividades aprobadas.

“Apreciamos los servicios que prestan nuestros trabajadores por cuenta propia (...) hoy son insustituibles y queremos preservarlos, que sean exitosos, pero todo ello con orden”, acotó Hamze Ruiz.

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.